Prevenir accidentes con el bebe

Envenenamiento.
Preguntas que deben hacerse los padres e información que necesitará su médico:

• ¿Qué ingirió? 
• ¿Cuánto? 
• ¿Hace cuánto tiempo? 
• ¿Cómo está el niño? 
• Tiene usted que observar: Color, salivación, dolor de garganta, somnolencia, dificultad para respirar. 

Muchos padres tratan de hacer que el bebé vomite cuando ha ingerido una sustancia tóxica. Sin embargo esto no es recomendable en los siguientes casos:
• El bebé está inconsciente. 
• El envenenamiento es por hidrocarburos (gasolina) o ácidos (cloro, limpiadores). 
• Es menos de 6 meses. 

¿Qué hacer?
En caso de envenenamiento por hidrocarburos o ácidos (envenenamiento cáustico):

• Dar leche o agua si el envenenamiento es por sustancias ácidas para disminuir el efecto corrosivo. 
• Llamar al médico e ir al hospital o clínica más cercana a urgencias. 

En caso de envenenamiento no cáustico:
• Haga vomitar al bebé con jarabe. 
• Recoja una muestra del material vomitado y vaya al hospital o clínica más cercanos. 

Prevención:
• Mantenga todos los productos tóxicos y medicinas en un lugar seguro y fuera del alcance de los niños. Existen accesorios de seguridad especiales para evitar que los bebés abran cajones o puertas. 
• La principal causa de envenenamiento en niños menores a 1 año es por medicinas suministradas por los padres en forma indebida.

Sangrado nasal.

• Siente al niño con la cabeza cerca de los pies y haga presión por unos minutos sobre el lado que sangra. No lo acueste boca arriba. 
• Si el sangrado es abundante y constante llévelo a un hospital o clínica más cercanos. 
 

Golpes y heridas.

En el caso de un golpe en la cabeza.
• Si el niño vomita, pierde el equilibrio o duerme mucho, acuda a un hospital o clínica más cercanos. 
En el caso de una herida.
• Si tiene un chichón o inflamación con sangrado, no le aplique hielo sino compresas frías. 
• Desinfecte con yodo. 
• Si la herida es producida por un clavo de metal, asegúrese que su bebé está al día con la vacuna anti tétano. 

Prevención:
• Procure que su bebé juegue en una superficie suave. Existen colchonetas especiales. 
• Cubra las esquinas y bordes filosos. 
• Remueve algunos muebles del área de juego para dar mayor amplitud. 
 

Quemaduras.

Son uno de los principales accidentes en bebés.

Aproximadamente el 46% de las quemaduras ocurridas en niños menores a 14 años, le suceden a bebés menores de 2 años. Por otro lado, cerca del 1/3 de las quemaduras ocurren por superficies calientes como estufas u hornos.

Prevención:

• Mantenga al bebé alejando de fuentes de calor. El bebé nunca debe entrar en la cocina. 
• No sostenga líquidos calientes como té o café cerca del bebé cuando lo esté cargando. 
• La temperatura del baño no debe ser mayor a 40° C (utilice un termómetro para tina) y verifique con su mano la temperatura del agua antes de sumergir al bebé. 
• Evite calentar la leche o los alimentos en el microondas ya que el calor se distribuye en forma muy dispareja y verifique la temperatura del alimento antes de dárselo al bebé. 

Tratamiento.
Llame al médico o llévelo a un hospital en los siguientes casos:

• Si la quemadura es muy extensa o muy severa. 
• Cuando suceden en niños muy pequeños. 
• Cuando ocurren en la cara, manos, genitales o pies. 
• Cuando son quemaduras químicas o eléctricas. 

En el caso de quemaduras de primer grado o menos severas se recomienda lo siguiente:
• Haga correr agua a temperatura ambiente sobre la zona afectada. No aplique agua muy fría ni hielo para no bloquear la irrigación sanguínea en la zona afectada. 
• Puede aplicar alguna crema especialmente medicada, recomendada por su pediatra. 
• Cubra la quemadura con una gasa estéril.