Consejos para los primeros pasos de tu bebe

Normalmente, los bebés comienzan a andar cuando tienen más o menos un año de vida. Es una etapa muy importante. Los primeros pasos aportan al bebé una gran autonomía, por lo que el apoyo de los padres es muy importante, tanto para enseñar al bebé como para estimularle y animarle para que logre hacerlo solo.

Es normal que los padres sientan miedo en ese momento. La autonomía de los bebés les permitirá hacer muchas más cosas solos, por lo que debemos acondicionar los espacios de la casa para reducir los posibles riesgos de accidentes domésticos. Aún así, no debes dejar que tu miedo frene los pasos de tu hijo, en este reportaje, te damos ideas para ayudar a tu pequeño a que aprenda a andar.



Cuándo comenzar con los primeros pasos
Dar los primeros pasos no significa comenzar a andar. Como todo, requiere un aprendizaje previo. Al principio, el bebé comienza a buscar apoyo en objetos para andar distancias cortas: de mesa en mesa, de un adulto a otro, pero probablemente pasarán semanas desde estos primeros pasos hasta que consiga andar sin ayuda.
¿Cuándo debemos ayudar a nuestro hijo a que comience con sus primeros pasos? Como en casi todo, depende del ritmo de crecimiento de los niños. Algunos comienzan a dar pasitos a los nueve meses, mientras que puede que otros comiencen a los 15 meses. Lo habitual es que ocurra al cumplir el primer año de vida, pero no tiene que ser en ese momento obligatoriamente.

El momento en que el bebé comienza a andar depende de varios factores. Normalmente, tiene que ver con el estado físico del bebé, sus inquietudes y las posibilidades que le demos para moverse. Si estimulamos a nuestro pequeño, tendrá más facilidades a la hora de ‘echar a andar’.

¿Cómo podemos ayudarle?
Existen algunos ejercicios que pueden ayudar a nuestro bebé a dar sus primeros pasos cuando llegue el momento. El que todos conocemos es aquel en que cogemos al niño de las manos, desde la parte de atrás y le ayudamos a andar como si fuera sólo, aunque debemos hacerlo según las ganas del pequeño, no es bueno agobiarle.
Otra buena idea es poner objetos de apoyo a largas distancias según vaya aprendiendo a dar los pasitos, no dudes en darle la mano si lo necesita, le hace sentirse apoyado. Por último, siempre podemos recurrir a los tradicionales ‘correpasillos’ que les ayudan a ponerse de pie y les dan un empujoncito para dar pasos sin darse cuenta siquiera. 

¡Protege tu casa!
Algo muy importante que debemos tener muy en cuenta cuando nuestro bebé comienza a dar sus primeros pasos es que tenemos que preparar nuestra casa para ello. Es fundamental que extrememos las medidas de seguridad en casa para que no corra ningún peligro cuando comience con los primeros pasos.
Debemos retirar cualquier objeto que pueda caer sobre el bebé cuando éste intente ponerse en pie. También es bueno proteger las esquinas de las mesas, tapar los enchufes y poner cierres de seguridad en las puertas de los muebles. Puede que tengamos todo listo desde que empezó a gatear, pero debemos revisarlo bien porque ahora llegará a lugares donde antes no llegaba y lo hará con mayor rapidez.

Por último, también es muy importante el calzado que utilice nuestro pequeño. Lo ideal es que aprendan descalzos, pero si no se puede, debemos asegurarnos de que el calzado que le ponemos protege su pie y le proporciona la suficiente establidad y equilibrio.