Category Archives: bebes

Como calmar a un bebe que llora

Aunque a menudo los padres se lamentan de que su bebé llora sin razón, la verdad sobre el llanto es que es la manera del bebé de decir que algo ha ido mal en su pequeña palabra perfecta. Antes de discutir algunos métodos útiles de calmar a un bebé que llora, echemos un vistazo a las razones más comunes detrás de la protesta llorosa.


Las razones más comunes por las que lloran los bebés

Una de las razones principales detrás de los estallidos de lágrimas repentinas es molestia o dolor. Los bebés, especialmente los bebés muy pequeños, son muy sensibles. Sus sentidos y otros sistemas del cuerpo aún están en desarrollo y lo que tienden a responder a los estímulos del entorno diferente. Ellos todavía no tienen los sistemas adaptativos y flexibles de los niños mayores. Todavía no han aprendido a auto-calmarse. Cuando perciben que algo sea incómodo, anuncian a todo el mundo. Dado que los niños muy pequeños no son capaces de habla inteligible, se comunican a través del llanto.

Una de las cosas que le causan malestar es una enfermedad. Algunas enfermedades no se presentan con síntomas que son fácilmente visible o palpable. Los bebés que se sienten dolor, picazón, y otros signos recurrirán a llorar. Otra fuente de malestar es ropa apretada. Algunos padres tienden a demasiada ropa a sus hijos, no teniendo en cuenta que el sistema de regulación de la temperatura de un bebé no es similar a la de ellos. Los bebés se ven muy lindos cuando se lían con varias capas de ropa, pero pueden ya estar sintiendo congestionada y sudorosa.

Los padres también tienen que darse cuenta de que los bebés pueden sentir cuando hay tensión en el hogar. Cuando los padres están discutiendo y gritando el uno al otro, muchos niños se unen a la refriega por berrear sus ojos.

Cómo calmar a un bebé que llora

Una de las soluciones más básicas para bebés llorando es crear un ambiente relajante. Esto no sólo deja a los bebés de llorar, sino que también disminuye la frecuencia e intensidad del llanto. Por ejemplo, los padres que conscientemente hacen el esfuerzo para hablar con calma cuestiones informan de que el bebé no llora tanto.

El ambiente en el hogar también debe promover un efecto calmante. El nivel de actividad no debe ser demasiado alto, y no debe haber ninguna fuente agravantes de ruidos repentinos que podrían asustar al bebé.

Debido a que muchos bebés experimentan una incomodidad extrema por causa de gases, es mejor hacer eructar al bebé con frecuencia. También es importante comprobar la velocidad de flujo del biberón para que el bebé ingiere menos aire mientras bebe leche. Para disminuir el riesgo de desarrollar alergias que pica (que pueden no ser fácilmente evidente ), examinar los productos para el bebé antes de que se compran y se compruebe que se utilizan materias primas hipoalergénicas.

Los padres pueden estar desconcertados cuando los bebés lloran, pero el bebé no va a llorar sin motivo legítimo. Recuerde que el llanto es el medio de un bebé de comunicarse. En lugar de entrar en pánico y ser figura estresado por qué el bebé está llorando. Con este enfoque, también promover un ambiente tranquilo que se contagia a la pequeña.

Consejos para los primeros pasos de tu bebe

Normalmente, los bebés comienzan a andar cuando tienen más o menos un año de vida. Es una etapa muy importante. Los primeros pasos aportan al bebé una gran autonomía, por lo que el apoyo de los padres es muy importante, tanto para enseñar al bebé como para estimularle y animarle para que logre hacerlo solo.

Es normal que los padres sientan miedo en ese momento. La autonomía de los bebés les permitirá hacer muchas más cosas solos, por lo que debemos acondicionar los espacios de la casa para reducir los posibles riesgos de accidentes domésticos. Aún así, no debes dejar que tu miedo frene los pasos de tu hijo, en este reportaje, te damos ideas para ayudar a tu pequeño a que aprenda a andar.



Cuándo comenzar con los primeros pasos
Dar los primeros pasos no significa comenzar a andar. Como todo, requiere un aprendizaje previo. Al principio, el bebé comienza a buscar apoyo en objetos para andar distancias cortas: de mesa en mesa, de un adulto a otro, pero probablemente pasarán semanas desde estos primeros pasos hasta que consiga andar sin ayuda.
¿Cuándo debemos ayudar a nuestro hijo a que comience con sus primeros pasos? Como en casi todo, depende del ritmo de crecimiento de los niños. Algunos comienzan a dar pasitos a los nueve meses, mientras que puede que otros comiencen a los 15 meses. Lo habitual es que ocurra al cumplir el primer año de vida, pero no tiene que ser en ese momento obligatoriamente.

El momento en que el bebé comienza a andar depende de varios factores. Normalmente, tiene que ver con el estado físico del bebé, sus inquietudes y las posibilidades que le demos para moverse. Si estimulamos a nuestro pequeño, tendrá más facilidades a la hora de ‘echar a andar’.

¿Cómo podemos ayudarle?
Existen algunos ejercicios que pueden ayudar a nuestro bebé a dar sus primeros pasos cuando llegue el momento. El que todos conocemos es aquel en que cogemos al niño de las manos, desde la parte de atrás y le ayudamos a andar como si fuera sólo, aunque debemos hacerlo según las ganas del pequeño, no es bueno agobiarle.
Otra buena idea es poner objetos de apoyo a largas distancias según vaya aprendiendo a dar los pasitos, no dudes en darle la mano si lo necesita, le hace sentirse apoyado. Por último, siempre podemos recurrir a los tradicionales ‘correpasillos’ que les ayudan a ponerse de pie y les dan un empujoncito para dar pasos sin darse cuenta siquiera. 

¡Protege tu casa!
Algo muy importante que debemos tener muy en cuenta cuando nuestro bebé comienza a dar sus primeros pasos es que tenemos que preparar nuestra casa para ello. Es fundamental que extrememos las medidas de seguridad en casa para que no corra ningún peligro cuando comience con los primeros pasos.
Debemos retirar cualquier objeto que pueda caer sobre el bebé cuando éste intente ponerse en pie. También es bueno proteger las esquinas de las mesas, tapar los enchufes y poner cierres de seguridad en las puertas de los muebles. Puede que tengamos todo listo desde que empezó a gatear, pero debemos revisarlo bien porque ahora llegará a lugares donde antes no llegaba y lo hará con mayor rapidez.

Por último, también es muy importante el calzado que utilice nuestro pequeño. Lo ideal es que aprendan descalzos, pero si no se puede, debemos asegurarnos de que el calzado que le ponemos protege su pie y le proporciona la suficiente establidad y equilibrio.

Shakira feliz por su nuevo bebe

Shakira “se emocionó mucho y le saltaron las lágrimas” cuando le pusieron a su niño en el pecho, ha dicho su madre, Nidia Ripoll, a las puertas de la clínica de Barcelona donde se encuentra la cantante tras dar a luz el pasado martes a su primer hijo, Milan.



En declaraciones a los periodistas, de guardia delante del centro privado barcelonés, la madre de Shakira ha señalado que Milan es un “niño bello”, que “coge el pecho muy bien” y “no llora mucho”, y ha destacado que su hija se encuentra perfectamente y no tiene dolores después del parto por cesárea que le practicaron.

A las preguntas sobre si el niño se parece al padre, el futbolista del FC Barcelona, Gerard Piqué, Nidia Ripoll, que salía de la clínica acompañada de su esposo, William Mebarak, ha comentado que era aún “muy pequeño” para que se pueda saber.

La madre de Shakira ha asegurado que desconoce cuándo va a salir su hija de la clínica, donde ha seguido recibiendo visitas.

La lactancia

Los expertos recomiendan que las madres no desechen la idea de amamantar a sus pequeños recién nacidos ya que la leche materna puede prevenir enfermedades como asma, neumonía, diarreas, infecciones de oído y a la larga diabetes tipo 1.

Además de que resulta benéfico para reforzar los lazos afectivos por medio de todos los sentidos. El bebé puedo tocar, oler, sentir a su madre y desarrollar una acercamiento profundo con ella.

Cerca de un millón de muertes entre niños menores de cinco años podrían evitarse cada año si las madres en los países en desarrollo practicaran la lactancia materna y recibieran el apoyo de sus Gobiernos, alerta el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Unicef.

“La leche materna cumple con todas las necesidades nutricionales del bebé y es una de las mejores prácticas a favor de la supervivencia infantil, ya que el costo principal es la nutrición de la madre”, señala un comunicado de Unicef.

Consejos para cuidar la piel de tu bebe en invierno

Cuando hice referencia a las características de la piel del recién nacido, mencionaba que si bien es tersa y suave, es a la vez vulnerable. Hay que cuidarla en toda época del año y comienzo por la etapa que estamos viviendo actualmente: el invierno.



Son varios los factores que pueden provocar los problemas. Mencionaré los más importantes: la resequedad por la calefacción y los roces y trastornos por la cantidad de ropa utilizada en esta época.

En cuanto al primer factor, la solución es muy simple y como siempre en estos casos lo que mejor funcionará es la prevención. Mi mejor recomendación es mantener siempre bien hidratado al bebé y utilizar lascremasy aceites humectantes especialmente formulados para esta etapa.

Respectpo al tema de la ropa es importante elegirla con cuidado. Se trata de que sean prendas suaves, no herméticas (es decir que permitan la correcta respiración o ventilación de la piel) y especialmente que no estén ajustadas al cuerpo lo que podría ocasionar roces y molestias que lastimarían la piel tan delicada.

Canciones para los bebes prematuros

Cada vez es más común presenciar el nacimiento de bebés prematuros. Muchos especialistas han explicado que existe un 70% de posibilidades de que alguno de estos pequeños sobreviva. Sin embargo varios estudios han demostrado que esta posiblidad puede aumentar gracias a la musicoterapia, que ayuda a reducir el dolor y mejorar su desarrollo y crecimiento.

Música de arpa

Un estudio realizado por el March of Dimes (Organización no lucrativa dedicada a promover la salud en el embarazo y los bebés) expuso que son 500 mil nacimientos prematuros los que hay por año, reflejando una estadísticas de un 12% en nacimientos prematuros de un bebé por cada ocho.

Un prematuro nace por lo menos con tres semanas antes de las 40 de gestación, provocando que el pequeño tenga todos sus órganos y sistemas inmaduros, siendo así más propenso a sufrir de enfermedades.

La doctora Susan J. Dulkerian, directora de los servicios para recién nacidos del Mercy Medical Center, explicó que estos niños pueden llegar a tener problemas en su ritmo cardíaco, dificultades respiratorias, circulatorias o renales y bajo peso.

Sin embargo, con los cuidados necesarios y algunas alternativas como la musicoterapia, la salud del bebé puede mejorar notablemente.

Archives of Disease in Childhood, es un estudio relizado por un grupo de canadienses en el que se afirmó que la música tiene efectos beneficiosos en los recién nacidos.

Para ello se llevaron a cabo una serie de investigaciones a algunos estudios que fueron publicados entre 1989 y 2006, concluyendo que la música ayuda a reducir el dolor en procedimientos como la circuncisión o pinchazos con agujas, al tiempo de mejorar los hábitos de alimentación, desarrollo, crecimiento y lograr un aumento de peso en los infantes.

La doctora Kathi J. Kemper, autora de la investigación Live Harp Music Reduces Activity and Increases Weight Gain in Stable Premature Infants, comentó que en algunos hospitales se suele utilizar música clásica o intrumental como parte de la terapia, mientras que en otros lugares canciones de cuna con o sin sonidos agregados, como latidos de corazón o sonido del útero.

“Al aplicar la música en los neonatos se logró que durmieran mejor y con ello que gastaran menos calorías, recuperando con ello más peso”, comentó Kathi J. Kemper.

Dulkerian por su parte mencionó que aún los estudios realizados no tienen explicación muy clara al respecto. “Lo cierto es que la música estabiliza la frecuencia cardiaca en los bebés y logra una disminución del estrés en los padres y el personal que atiende a los pequeños pacientes”.

“La música tranquiliza su mente y cada uno de los organismos por lo que hay menos acumulación de estrés en sus sistemas, además de que ayuda a que los neonatos se sientan seguros en ese nuevo ambiente”, concluyó Kemper.

Cómo y cuándo aplicar la musicoterapia

Cuando es hora de que tu pequeño parta del hospital a la casa, es necesario que le dediques algunos cuidados para que crezca sano y fuerte. Por eso los especialistas recomiendan lo siguiente:

* La música es un buen estímulo para ellos, puedes ponérsela mientras le das de comer o cuando duerme, esto hará que se relaje y elimine el estrés.
* Es importante que nunca dejes que enfríe su cuerpo, pues los primeros días quizás no sean capaces de controlar su temperatura. Por ello cúbrelo bien con cobertores o con tu propio calor humano.
* Debido a sus condiciones, requerirá de suplementos vitamínicos (hierro, calcio, etc). Por ello es importante que consultes a tu pediatra para que te asesore.
* Los bebés prematuros comen entre 8 a 10 veces al día, debido a ello es importante que respetes los horarios de alimentación.
* Durante los primeros días mientras se acostumbra el bebé a la casa, trata de que tenga poco contacto con la gente y limita su exposición a ambientes demasiado estimulantes para evitar que se agite.
* Los bebés prematuros duermen más horas al día que un bebé de peso normal, es importante que duerma boca arriba y lo supervises en todo momento, pues corren el riesgo de morir de SMIS (Síndrome de Muerte Infantil Súbita). Cerciórate de que el colchón sea firme, que no haya ningún juguete en su cuna y que nada cubra su cabeza o rostro, pues corre el riesgo de asfixia.

Con esto y todo tu amor tu pequeño logrará recuperarse y ser un niño sano.

Consejos para los bebes prematuros

Si hace unas décadas se pensaba que sacar adelante a un bebé prematuro era cuestión de incubadora y de engorde, hoy día ese concepto ha variado muchísimo, debido entre otras cuestiones al método madre-canguro y otros descubrimientos. Gracias a todo ello, hoy cuidar a los prematuros es una cuestión mucho más “humana”.

Cada vez nacen y sobreviven más niños prematuros, procedentes de gestaciones múltiples o no. Alrededor de nueve de cada 100 niños nacen prematuros, lo que significa que en España nacen antes de tiempo más de 30.000 niños cada año.
Actualmente, sobreviven casi todos los que pesan más de 1.000 gramos al nacer, aunque ese gran logro por el que sale adelante una vida humana frágil necesita mucho apoyo y una ayuda que no siempre es sencilla.
Las necesidades físicas del bebé prematuro no son menos importantes que sus necesidades emocionales, pues son pequeñas personas delicadas que necesitan afecto y contacto humano.
Me ha encantado un artículo clarificador y lleno se sensibilidad en el que el doctor Juan Casado, jefe de Pediatría del Hospital Niño Jesús de Madrid, analiza las necesidades de los bebés prematuros, poniendo el acento en que cuidarlos es todo un “arte”, y que hay que atender a todos sus sentidos.
En él señala que los niños prematuros son muy sensibles al ruido y la luz, y por ello el entorno al nacer ha de ser lo más respetuoso posible. Por ejemplo, las incubadoras deben estar tapadas con paños gran parte del día, para evitar que la luz natural o artificial les impida descansar.
También hace hincapié en los beneficios de la música tenue para los prematuros, especialmente la clásica, por ejemplo la de Mozart, que genera confort y como vimos conlleva beneficios para el bebé: descenso de la frecuencia cardiaca, menor actividad metabólica y, en consecuencia, mayor ganancia de peso.
El olfato y el tacto también son importantes en los recién nacidos prematuros, que huelen la leche materna o sienten que su madre o padre le tocan, le acarician o están en contacto piel con piel gracias al método canguro.
Los más pequeños, incluso los que pesan menos de un kilo, sienten dolor, por ello no se les puede pinchar, molestar ni ponerles en posturas incómodas, porque no tienen autonomía para moverse, y se les debe intentar calmar el dolor, por ejemplo dándoles de comer, un biberón, mejor con leche materna, mientras se les practica el procedimiento doloroso (la succión de alimento libera morfina endógena).
Afortunadamente esta vertiente emocional y humana se tiene cada vez más en cuenta en los hospitales, que desarrollan programas como el del Hospital 12 de octubre de Madrid para humanizar el tratamiento a los bebés prematuros.
Os recomiendo la lectura del artículo de Juan Casado para aproximarnos al mundo de los cuidados de los bebés prematuros, a sus necesidades físicas y afectivas, a sus logros, y entender un poco mejor lo que se puede hacer para que estos bebés salgan adelante.

Cuando el bebe Camina

No hay nada tan emocionante como ver a tu bebé dar sus primeros pasos. Un día lo ves paradito agarrándose al sofá, quizás deslizándose a lo largo de él, y al siguiente lo tienes trastabillando inciertamente hasta tus brazos. A partir de ahí no habrá quien lo pare y empezará a dejar atrás su más tierna infancia. 

No todos los niños caminan a la vez, y algunos empiezan pero después se olvidan de ello durante un tiempo, hasta que vuelven a animarse caminar solitos. Sea como sea, esos primeros pasos tan inseguros de tu niño son su primer gran paso para conquistar su independencia. 
Cuándo comienza 
Durante el primer año, el bebé está muy ocupado desarrollando su coordinación y fortaleciendo los músculos de todo el cuerpo. Aprenderá a sentarse, voltearse rodando en el suelo y gatear antes de dar el paso siguiente: pararse y quedarse erguido (esto ocurre hacia los 8 meses). A partir de ahí es cuestión de ganar confianza y equilibrio. La mayoría de los bebés dan sus primeros pasos entre los 9 y los 12 meses, y caminan bien para los 14 ó 15. No te preocupes si a tu hijo le lleva un poco más de tiempo. Hay muchos niños totalmente normales que no caminan hasta los 16 ó 17 meses.
Cómo se desarrolla 
Las piernas del recién nacido todavía no tienen fuerza suficiente para sostenerlo, pero si lo levantas y sujetas por debajo de los brazos, verás cómo mueve sus piernitas y empuja contra la superficie donde lo tengas, casi como si estuviera caminando. Es un acto reflejo y lo hará sólo por un par de meses. 
Cuando tenga 5 meses, si lo colocas con sus pies apoyados sobre tus muslos, verás que le gusta brincar arriba y abajo. Este ejercicio será uno de sus favoritos los dos próximos meses. De hecho, lo será mientras se desarrollan los músculos de sus piernas y aprende a voltearse echado en el suelo, a sentarse y a gatear. 
Hacia los 8 meses, el bebé normalmente comienza a sujetarse a cosas, muebles, etc., para hacer fuerza y pararse (asegúrate de que los objetos que hay en su camino sean lo suficientemente fuertes para aguantarlo). Si lo ayudas, por ejemplo colocándolo junto al sofá, empezará a desplazarse apoyándose de un mueble a otro. Puede que incluso sea capaz de soltarse y mantenerse de pie sin apoyo. Hecho esto, quizás sea capaz de dar unos pasitos si lo sujetas en posición de caminar, o incluso de lanzarse por un juguete desde la posición erguida. 
Hacia los 9 ó 10 meses, aprenderá a doblar las rodillas y a sentarse después de pararse (¡es más difícil de lo que piensas!). 
A los 11 meses, el niño probablemente ya sepa pararse, inclinarse y agacharse con soltura; quizás hasta camine si lo llevas de la manita, aunque es probable que no dé sus primeros pasos hasta dentro de algunas semanas. La mayoría de los niños dan esos pasos sobre las puntas de los pies y girando éstos hacia fuera. 
A los 13 meses, tres cuartos de los niños caminan por sí solos, aunque un poco a tropezones. Si el tuyo todavía sigue caminando apoyado en los muebles, simplemente significa que le va a llevar un poco más de tiempo ponerse a andar. 
Qué viene después 
Luego de esos primeros pasos mágicos hacia la independencia, el bebé comenzará a dominar los sutiles aspectos de la movilidad: 
•A los 14 meses debería ya pararse solo. Puede que sepa agacharse y volverse a levantar, e incluso que experimente con sus primeros pasitos hacia atrás. 
•A los 15 meses, sabrá caminar bastante bien. Incluso puede que ya le guste usar los juguetes de tirar-empujar mientras se mueve por la casa. 
• Hacia los 16 meses, comenzará a interesarse por subir y bajar escaleras, aunque probablemente no lo haga solo hasta algunos meses más tarde. 
• A los 18 meses, lo más probable es que el niño ya domine el arte de caminar. Puede que le guste encaramarse a los muebles y, probablemente, subir escaleras – bajar le costará más y no lo hará sin ayuda hasta algunos meses más tarde. Quizás trate de patear una pelota, aunque no siempre tendrá éxito; casi seguro que le gustará bailar al son de la música. 
• A los 25 ó 26 meses sus pasos serán más seguros y ya sabrá cómo hacerlo como los adultos, con el movimiento talón-pie. También mejorará en la acción de saltar. 
• Para cuando cumpla 3 años, muchos de sus movimientos básicos serán casi automáticos. Ya no tendrá que concentrarse para caminar, pararse, correr o saltar, aunque algunas acciones, como ponerse de puntillas o pararse sobre un pie, todavía le requieran concentración y esfuerzo. 
Tu papel 
A medida que el bebé aprenda a levantarse y a colocarse erguido, quizás necesite ayuda para volver a bajarse. Si se queda atascado y llora para que vayas donde él, no lo agarres sin más y lo sientes. Enséñale cómo doblar las rodillas para que aprenda a sentarse sin caer de bruces y deja que lo intente solo. 
Puedes alentarlo a caminar colocándote de pie o de rodillas ante él y extendiendo las manos. También puedes agarrar sus manitas y atraerlo caminando hacia ti. Probablemente le guste algún juguete para empujar que él pueda sujetar mientras camina. (Busca juguetes estables y con una base de apoyo ancha). La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) desaconseja utilizar andadores porque, al facilitar el desplazamiento de los bebés, pueden atrofiar el desarrollo adecuado de los músculos de la parte superior de las piernas. Además, también facilitan que los bebés lleguen a objetos peligrosos (planchas calientes, venenos) que normalmente quedan fuera de su alcance. Por tanto, no son seguros. Tampoco es necesario que le pongas zapatos hasta que empiece a andar por la calle o en superficies duras o frías. Caminar descalzo ayuda a mejorar la coordinación y el equilibrio. 
Como siempre, asegúrate de que el bebé tenga un entorno confortable y seguro en el que practicar y desarrollar sus nuevas habilidades. Sigue en tu casa las pautas habituales que sean seguras y a prueba de niños y nunca lo dejes solo. 
Cuándo preocuparse 
No te pongas nerviosa si ves que le lleva tiempo, pero si crees que se retrasa excesivamente, consúltalo con el pediatra. Piensa que cada bebé se desarrolla a su propio ritmo y que los bebés prematuros pueden llegar a estos momentos claves del desarrollo más tarde que los nacidos a término.

La hiperactividad por separacion de la madre

La importancia de la no-separación del recién nacido y su madre es vital en los mamíferos. Os traigo hoy un estudio muy interesante basado en el comportamiento de crias de ratones que sugiere que la separación precoz de la madre podría causar hiperactividad en los hijos.

Investigadores de la Escuela de Medicina de Yale separaron a los ratones recién nacidos de sus madres durante cuatro horas diarias entre el segundo y el quinto día de vida y ocho horas diarias entre el sexto y el decimosexto día de vida. Al decimoséptimo día las crías fueron destetadas.
Los compararon con animales del grupo de control y observaron que la separación precoz de sus madres y el destete promueven la hiperactividad y la ansiedad a largo plazo.
Creo que es un buen punto de partida para reflexionar sobre las malas prácticas de separación entre el recién nacido y su madre y las posibles consecuencias que esto podría tener en su salud neurológica.
La hiperactividad es en la actualidad el trastorno psiquiátrico más frecuente en la infancia y sería interesante evitar conductas erróneas que pudieran prevenirla. La trascendencia de la no-separación tiene más implicaciones de lo que suponemos.
Os dejo con las palabras del autor del estudio, Arthur Simen, que me parecen muy esclarecedoras.
“La adversidad en la infancia, en la forma de abuso y negligencia, es prevalente en todo el mundo y supone un significativo problema de salud pública. Por desgracia, los mecanismos moleculares que subyacen a las consecuencias de la negligencia en los inicios de la vida siguen sin conocerse”.

Tinas para bañar a los bebes

1130 Las tinas de baño del bebé

Si estás buscando una bañera para bañar a su recién nacido, aquí están algunas cosas a considerar antes de ir de compras.

Es difícil comprar una talla única bañera de bebé. Cuando su bebé es un recién nacido, debe tener en cuenta que tendrá que echarse hacia atrás en la tina del baño, por lo que no se necesita que sea demasiado grande para que el bebe se resbale.

Puedes buscar una bañera bebé con algo de espacio para los movimientos. Algunos modelos le dan la opción de partición de espacio que no está siendo utilizado, por lo que los recién nacidos no puedan resbalarse. Y, ¿dónde colocar la tina del baño del bebé?

Si bien la bañera del bebé en sí es fácil de transportar, tendrá que colocarse en un lugar cerca de un grifo de agua y con espacio para jabones y toallas. Recuerde que usted no debe dejar nunca solo al bebé en cualquier profundidad de agua, así que asegúrese de comprar una bañera de bebé que va a encajar bien en el espacio que tiene disponible para todos los suministros de baño.

Esto también le evita tener que llevar a una bañera llena de agua por toda la casa. No pase por alto la cocina o lavadero como posibles ubicaciones de la tina del bebé.

Se podría pensar que no hay mucha variedad de bañeras para bebés, pero en realidad los hay. Puede elegir una tina de plástico tradicionales sin complicaciones. Las bañeras de bebé europeas, o tinas de abdomen, son cada vez más popular y se dice que imitar la sensación de la matriz para el bebé.

Estas tinas son redondas y parecen casi como un cubo, y el bebé se sienta con las piernas cruzadas en el interior. Otros bañeras bebé vienen con las mangueras de enjuague para insertarse en su fregadero y otras que eliminan el agua y jabón durante el baño.