Category Archives: Estimulacion Infantil

Juego para un Bebe de 9 a 12 meses

A pesar de que un recién nacido, su bebé le encantará mirando caras . Cuando su bebé tenga entre 9 y 12 meses de edad , se puede aprovechar esa fascinación para desarrollar varias habilidades: La coordinación ojo-mano, lenguaje y habilidades de escucha y la imitación, sólo para nombrar unos pocos. He aquí una actividad de juego simple niño que su bebé está obligado a amar.



Juego del bebé con Espejos
  1. Comience por ubicar un espejo irrompible o un espejo que sea segura y firmemente anclada.
  2. Coloque a su bebé frente a un espejo para que pueda ver tanto su reflexión y la suya.
  3. Desarrollar las habilidades lingüísticas de las partes del cuerpo por preguntarle a su bebé para que apunte a la nariz, el pelo, los ojos, etc Si necesita ayuda, puede apuntar a su propia nariz o punto de la nariz hasta que agarra el concepto.
  4. El trabajo sobre las habilidades de imitación, haciendo muecas en el espejo y le pide que haga lo mismo (nariz arrugas, saca la lengua, ensanchar los ojos, etc.)
  5. Utilice los juguetes favoritos de realizar una especie de “espectáculo de títeres” delante del espejo. Le invitamos a unirse a usted en el juego.
  6. Desarrollo de la conciencia de uno mismo


Lo creas o no, el bebé no se dará cuenta de que está mirando su propio reflejo hasta que en algún lugar alrededor de 9 meses de edad. Para “probar” para ver si él tiene el concepto, sin él saberlo colocar una pequeña pegatina o mancha de lápiz labial en su rostro. Cuando se sienta delante del espejo, si trata de borrarlo de su propia cara y no la cara del bebé en el espejo entonces tiene todo resuelto. Además, mientras se está mirando en el espejo, poner un juguete o peluche detrás de él. Si se trata de llegar a la reflexión en lugar de llegar detrás de él para agarrar el juguete, él todavía no es consciente de que él y su reflexión son uno en el mismo.

Como identificar los avances tu bebe

Es muy emocionante para los padres presenciar un logro de su bebé, ya sea la primera vez que su bebé sonríe, agarra algo, o se da la vuelta. ¿Pero cuáles son esos los logros y cuándo los llevan a cabo? ¿Y cómo puedes saber si tu hijo tan sólo se desarrollará tarde o si en realidad existe un retraso?



¿Qué influye en el desarrollo de tu hijo?

– Temperamento: Algunos niños son muy atrevidos subirse a la mesa para ver por la ventana y, después, saltar el trampolín. Estos niños son los que frecuentemente aprenden a caminar más pronto. Los niños más cautelosos normalmente quieren saber que pueden hacer algo bien antes de hacerlo en absoluto.

– Habilidades naturales: Piensa en tu propia familia: ¿hay alguien que sea particularmente bueno para escribir o que le encante construir cosas? Las habilidades individuales pueden aparecer tan pronto como al año, así que un niño que aprende a hablar muy pronto puede llegar a ser un escritor talentoso u orador. Pero eso no significa que los niños que tardan más en desarrollarse en estas áreas no vayan a disfrutar de ellas eventualmente.

– Hermanos: Los niños que tienen un hermano mayor a menudo alcanzan logros antes de lo esperado porque se esfuerzan por no quedarse atrás. Por otro lado, tener un hermano mayor también puede significar que los logros tarden más en suceder. Por ejemplo, si un niño tiene un hermano o hermana mayor que le trae sus juguetes en vez de dejarlo que él vaya por ellos. Así que a veces tendrás que hacerla de árbitro, recordándole a tu hijo mayor que deje a su hermano tratar de hacer las cosas por sí mismo o que no lo presione demasiado a hacer cosas para las que no está preparado aún.

– Nacimiento prematuro: Los bebés prematuros normalmente tardan más que otros en alcanzar logros, pero para la edad de2 años normalmente ya han alcanzado a sus compañeros. De hecho, los pediatras dicen que al medir el desarrollo de un bebé prematuro, los padres deben empezar a contar desde la fecha en laque el niño debió haber nacido, en vez de su fecha de nacimiento. De esta manera, un bebé nacido 3 meses antes de la fecha programada llegará al logro de un niño normal de 3 meses de edad, hasta los 6 meses.

Señales de retraso en el desarrollo

La mayoría de las veces, los niños que tardan en desarrollarse en cierta área se ponen al corriente sin problemas. Pero hay veces en que los logros tardíos pueden ser una señal de problemas. Las señales de advertencia:

– Tu niño se retrasa en más de un área. Por ejemplo, si tiene 15 meses de edad y no ha pronunciado una palabra o dado un solo paso, y parece estar perdido en su propio mundo, o no voltea a verte cuando entras al cuarto o lo llamas por su nombre.

– Si el retraso es de dos meses o más de lo normal. Si tiene 17 meses de edad y no camina, o si tiene 7 meses y no sonríe todavía.

– Si tu hijo parece no entender o responder cuando le hablas. La mayoría de los bebés apuntarán a su animal de peluche favorito si le preguntas dónde está cuando tienen entre 8 y 12 meses de edad, o por lo menos voltearán en la dirección correcta. Para los 12 a 15 meses, empezarán a responder a peticiones verbales sencillas: si le pides a un niño típico de 1 año de edad que te traiga su zapato, lo hará.

Aliviando tus preocupaciones

Los logros son frecuentemente una fuente de estrés para mamás primerizas, particularmente si se enfocan demasiado el palomear elementos en una lista de alguna tabla de desarrollo en vez de simplemente disfrutar del glorioso camino de crecimiento de sus hijos. Para detener las preocupaciones:

– Aléjate de la computadora. Impulsada por búsquedas en Internet, tu mente puede viajar por todo tipo de caminos aterradores si tu bebé no está llegando a sus logros cuando supuestamente debería. Aunque la verdad es que lo “normal” tiene parámetros muy amplios.

– Deja de comparar a tu bebé con otros. No hay ninguna indicación de que las variaciones de menor importancia en sus logros tienen alguna relación con las capacidades o discapacidades posteriores. Así que solo porque el pequeño triunfador de tu amiga aprendió a rodar más pronto que tu bebé, eso no significa que tu niño sea menos avanzado.

– Busca ayuda en casos extremos. Un retraso leve en un área de desarrollo por lo general no es una causa de preocupación, pero sí va aunada a otros retrasos, habla con tu médico. También hazle saber a tu pediatra si hay un retraso de más de algunos meses en cualquier área de desarrollo.

15 Años de The Baby Einstein en este 2012

 Con motivo de celebrar 15 años de su creación, The Baby Einstein Company  anunció  a los padres de los niños de 0 a 2 (así como a los abuelos, tías, tíos, cuidadores, etc.) el lanzamiento de nuevos juguetes y productos que captan la serenidad, los paisajes y los sonidos del mar.

Esta nueva línea de Baby Einstein incluye cinco nuevo juguetes:  Sweet Sea Dreams Mobile, Sea Dreams Soother, Baby Neptune Activity Saucer, Music & Discovery Travel Mirror, Peek-A-Scene y Count & Discover Treasure Chest.

Los juguetes están destinados  a apoyar el  desarrollo de bebés e infantes y a estimular sus sentidos a través de  luces suaves, grandes formas, colores brillantes y dulces melodías,  diseñados para el autodescubrimiento y la curiosidad natural de los pequeños. 

Todos estos productos participan de The Baby Einstein Rewards Program, un programa de recompensa a los clientes creado solo para las familias e impulsado por Disney Movie Rewards.

Como estimular a tu bebe antes que nazca

En el momento de su nacimiento, cada niño trae consigo un gran número de capacidades y cualidades que requieren, a lo largo de su vida,  estímulos adecuados a su edad y nivel de desarrollo. Tanto la inteligencia como el cuerpo deben ser alimentados día a día. 

Actualmente sabemos que muchas alteraciones del desarrollo de la inteligencia se podrían haber evitado si no hubiese existido, en la vida de esos niños, privaciones o agresiones en su ambiente de crecimiento.

¿Qué es la estimulación?

La estimulación puede ser definida como “la intervención de un adulto significativo entre el niño y el mundo”. Es un acercamiento simple, sin intermediarios y con un objetivo determinado para facilitar la comprensión del niño respecto del medio que lo rodea y orientar sus reacciones frente a él. 

Estimular no significa realizar tareas complejas o programadas con anticipación , sino aprovechar las experiencias de la vida cotidiana.

Sobre la base del vínculo afectivo, los padres pueden contribuir a través de la estimulación a formar una persona con una capacidad de aprendizaje mayor, más sociable y segura de sí misma. De esa manera, el niño puede llegar a ser tan inteligente como oportunidades se le ofrezcan. No se trata de formar “genios “, o “súper bebés” sino de afianzar todas sus potencialidades.

¿Qué es la estimulación prenatal?

La estimulación prenatal es una técnica que usa numerosos estímulos como sonidos –música y, especialmente la voz de la madre-, movimientos, vibraciones y luces para lograr una comunicación con el bebé antes de que nazca.

De esta manera, el niño que está por nacer aprende a reconocer y a responder a diferentes estímulos, lo que favorecerá paulatinamente su desarrollo sensorial, físico y mental.

¿Mi bebé, también?

Es sumamente recomendable que la inteligencia del bebé se estimule desde antes de su nacimiento.

El niño que está por llegar necesitará no sólo alimentarse estar limpio y dormir, sino que, además, estará ávido de tu cariño y de que le hagas sentirse seguro, querido y aceptado. Estos son los sentimientos básicos para un buen desarrollo integral.

El Dr. Thomas R. Verny, especialista en estudios científicos prenatales de la Universidad de Harvard, asegura que “el amor que la madre vierte en su hijo y la riqueza d comunicación que mantiene con él tienen una influencia determinante sobre el niño y su vida futura”.

¿Cuándo comenzar a estimularlo?

Si entendemos que estimular al bebé es brindarle una oportunidad de relacionarse con su entorno de manera agradable y placentera, debemos tener en cuenta que, desde el momento mismo de la concepción, el amor de los padres está directamente relacionado con el “ser” del niño. En los primeros estadios de su crecimiento depende exclusivamente de la madre.

De acuerdo con el científico Rene Van de Carr, “el estado mental de una mujer embarazada – de calma o agitación- tiene un efecto físico directo en el bebé.”

Diversas investigaciones sostienen que el niño por nacer ya tiene  capacidad para escuchar, ver, percibir estímulos y emociones de su madre, y que es posible promover el desarrollo de su cerebro en el vientre materno.

Los bebés estimulados desde antes de nacer tienden a demostrar un desarrollo visual, auditivo y motor mayor que el promedio. Tienen más capacidad de aprendizaje y coeficiente intelectual superior.

¿Cómo debo hacerlo?

Lo más importante es ayudar a establecer un vínculo afectivo con tu hijo. Antes de que nazca, llamarlo por un nombre o sobrenombre, hablarle y sostener “conversaciones” con tu bebé en formación ayuda a aceptarlo como nuevo miembro de la familia y darle un lugar dentro del hogar.

Se sabe que la música es el más poderoso sonido no verbal. Escuchar música durante el embarazo, especialmente durante el segundo trimestre, estimulará el sentido de audición del bebé. Te darás cuenta, cuando ya haya nacido, que reconoce la melodía que escuchó tantas veces antes de nacer y esto lo ayudará a calmarse.

También acariciar el vientre mientras se repite una frase determinada lo ayudará a asociar una acción con la palabra, aunque no conozca su significado. Mecerse y hacer ejercicios físicos, si no hay contraindicaciones, son técnicas motoras muy valiosas que mejorarán el equilibrio en el niño y lo ponen en alerta.

Una futura mamá que disfruta y acepta el proceso que está viviendo, inicia el contacto afectivo con su hijo antes del nacimiento y le asegura mejores posibilidades de desarrollo afectivo y cognitivo.

Como interpretar los dibujos de nuestros niños

A través del dibujo, incluso desde los primeros garabatos, los niños expresan algunos rasgos de su personalidad como sus miedos, sus emociones y su forma de ver el mundo.
Reflejan su mundo interior, cómo se ven dentro de la familia, la relación con sus pares, cómo se sienten en un momento dado, si hay algo que les inquieta… Por eso, poder comprender lo que nos dicen los niños a través del dibujo es una herramienta más que tenemos los padres para conocer mejor y ayudar a nuestros hijos.

Cada niño tiene una forma particular de dibujar, no sólo el tema que dibuja, sino también la manera de coger el lápiz, de ocupar el espacio en la hoja, cosas que nos dicen mucho sobre su personalidad.
Conozcamos algunas claves para interpretar los dibujos de los niños.

Cómo sujeta el lápiz

Una de las primeras cosas que hay que observar es cómo sujeta el niño el lápiz entre sus dedos. Si la sujeción es suelta, vemos a un niño relajado, tranquilo, mientras que si es apretada denota tensión o nerviosismo.

Cómo ocupa el espacio

El niño suele dibujarse siempre en el centro de la hoja, un modo de percibirse el centro del mundo, algo natural en los pequeños, mientras que alrededor ubica a las representaciones simbólicas relacionadas con su yo.
La forma en que ocupa el espacio nos habla sobre la manera en la que el niño actúa ante el mundo. Si dibuja en toda la hoja es un niño más extrovertido, dinámico, participativo, mientras que un niño más retraído, tímido e inhibido ocupa un pequeña parte de la hoja.
A veces el niño ocupa la hoja deliberadamente, es decir que a veces dibuja en el centro y otras en una esquina, sin orden alguno. Es frecuente en niños irritables, con constantes cambios de humor y que normalmente se distrae con facilidad.

El trazo

La presión que ejerce el niño en el trazo es una señal muy importante que refleja su temperamento.
Un trazo firme y continuo demuestra una personalidad segura con confianza en sí mismo. Una buena presión indica entusiasmo, voluntad y necesitad de movimiento.
Por su parte, un trazo incierto y tembloroso demuestra una personalidad que necesita reasegurarse y busca constantemente la aprobación de los demás. Suelen ser niños más sensibles con baja tolerancia a las frustraciones. Un trazo débil, puede indicar también cansancio o falta de voluntad.
Cuando el trazo es excesivamente fuerte y marcado denota agresividad.

La forma de los trazos

Como sucede con la escritura, los trazos continuos de formas redondeadas demuestran un estado afectivo sereno, conciliador. Suelen denotar un espíritu dócil.
Por su parte, los trazos interrumpidos de formas quebradas y puntiagudas demuestran tensión, impulsividad y desconfianza hacia los demás.

Tachaduras y borrones

Hay niños en cuyos dibujos suelen encontrarse con mucha frecuencia tachaduras o marcas de borrones que se repiten constantemente. Se trata de niños con baja autoestima, que manifiestan a través de ellos una falta de confianza en sí mismos, están inseguros de lo que hacen.

La elección de los colores

Es el modo de expresar como se planta el niño ante la vida, si utiliza muchos colores demostrando alegría de vivir, curiosidad y motivación, o por el contrario si elige siempre los mismos colores demostrando cierta inseguridad.
Los niños más entusiastas, los histriónicos y extrovertidos suelen preferir los colores cálidos y vivaces, a veces complementarios como azules o verdes.
Un niño demasiado irritable puede mezclar demasiado los colores, pintado uno encima del otro haciéndolos casi irreconocibles.
Un niño sentimental, siente predilección por los colores fríos y oscuros, mientras que un niño temeroso no suele colorear los dibujos y el obsesivo los elige con exceso cuidado sin desbordarse nunca.

Los temas del dibujo

El dibujo libre, es decir, que los niños dibujen lo que ellos deseen, es una buena forma de que expresen sus deseos y motivaciones en un momento dado, pero los temas que más nos ayudan a conocer mejor cómo se ven ellos ante el mundo son: un árbol, la figura humana y la familia.
El dibujo del árbol, según el “test de Koch” utilizado en psicología significa la proyección simbólica de la imagen de la persona. Las raíces están relacionadas con los afectos, lo que alimenta al árbol, el tronco con el yo personal y la copa, con el contacto con el mundo exterior.
En el dibujo de la figura humana encontramos señales que el niño nos transmite sobre él mismo y las personas que le rodean.
Las dimensiones de la cabeza en relación con el cuerpo, si dibuja o no las extremidades, si la figura tiene proporción o no, si tiene características muy remarcadas como unos ojos demasiado grandes o dientes puntiagudos, si rellena o no la figura…. Son algunas expresiones de sus sentimientos, emociones o miedos.
A través del dibujo de la familia el niño demuestra su situación afectiva y emocional dentro de la estructura familiar.
Si aparece o no en el dibujo, el orden en el que aparece, si dibuja a todos los miembros (o excluye a algún padre o hermano), el tamaño en el que dibuja a cada uno, si los miembros de la familia están unidos o dispersos, si se están tocando o no… Son algunas expresiones relacionadas con el miedo a perder el afecto de los padres, con los celos entre hermanos, con la necesidad de protección, etc.
Esto es una aproximación a grandes rasgos sobre el significado de los dibujos de los niños. No debemos generalizarlas pues cada niño es especial, así que si hay algo que te inquiete especialmente sobre tu hijo, hay especialistas a los que puedes recurrir.
Espero que estas claves para interpretar los dibujos de los niños os ayuden a conocer un poco mejor a vuestros hijos a través de los mensajes que ellos envían.
Cabe aclarar que los niños pueden ir modificando o alternando su forma de dibujar según el momento que estén viviendo. La clave está en detectar posibles miedos, ansiedades y preocupaciones para poder ayudarlos a superarlas.

Consejos para mejorar la autoestima de nuestros bebes

La autoestima es la valoración positiva de uno mismo, y nos ayuda a afrontar la vida y las dificultades de modo decidido y positivo. Por eso, la autoestima nos hace más felices. Podemos ayudar a que nuestros hijos sean más felices mejorando su autoestima.

La autoestima es vital para el desarrollo de los niños y afectará a la formación de su personalidad y también a su propia felicidad. Es vital para vivir en sociedad, para sentirse seguros, para querer conocer y profundizar en otras relaciones, para ir a la escuela, para transmitir valores a sus propios hijos…
Con unas sencillas actuaciones basadas en el afecto podemos lograr que refuercen su autoestimay que no se sientan inseguros o infravalorados.
  • Empezamos con algo tan sencillo, tan natural y primario, como el contacto físico. Cuanto más contacto con el bebé hay un mejor crecimiento y desarrollo, estimulamos sus sentidos y se sienten queridos. Los ambientes distantes, las relaciones frías, y no digamos ya las hostiles, provocan niños más inestables y que “se quieren” menos. Tocar al bebé es clave para su desarrollo, y una fuente de beneficios para todos.

  • Digamos a nuestros hijos cuánto les queremos. Es fundamental, no sólo que te quieran, sino que te lo hayan hecho saber. A mis hijas, desde que son bebés, les digo que les quiero, mucho, algo que en pocas ocasiones había dicho antes y que es absolutamente saludable y recomendable. Sobre todo, porque pronto ellos nos devolverán sus “te quiero”.
  • Hagamos valoraciones positivas sobre ellos. Cualquier actuación, trabajo, palabra, tiene una parte positiva. Esto lo he aprendido en las clases con mis alumnos. Siempre tienen algo bueno que hay que potenciar. Si nos detenemos a destacar los aspectos negativos, los “hundimos”. Hay que evitar etiquetar a las personas con términos peyorativos (“malo”, “vago”, “desordenado”…) porque estas definiciones acaban aplicándoselas ellos mismos, y creyéndoselas, sin hacer nada por cambiar. Es mejor destacar lo positivo (tampoco exagerando) y reducir la importancia de los otros factores, sin omitirlos: se puede mejorar.
  • Elogiemos sus habilidades concretas, y también su aspecto o cualidades físicas destacables, originales, diferentes… De este modo sabrá defenderse de posibles “ataques” en este sentido, y no dar demasiado importancia a los que otros niños puedan decirle.
  • Prestemos atención a nuestros hijos en todo momento, aunque no nos lo pidan. Muchas veces el reclamo por su parte es porque se sienten “desatendidos” en algún momento, aunque no sea así. Si no nos reclaman atención, la recibirán encantados. A todos nos gusta saber que se fijan en nosotros.
  • Un modo de prestarles atención es compartir con ellos sentimientos y preocupaciones, comunicarnos intensamente, buscar intereses comunes…
  • Debemos ayudarlos a proponerse objetivos personales y a conseguirlos, aunque la no consecución de éstos no ha de ser entendida-explicada como una derrota sino como una paso más de aprendizaje.
  • En relación al punto anterior, y como ya hemos comentado al hablar de los juegos, hay que explicarles que no siempre se gana y que hay que saber perder o conformarse.
  • Dejar de lado los castigos, que son un método poco educativo y destruyen la autoestima, especialmente en los más pequeños que no entienden lo que ha pasado, sólo perciben el daño físico o moral que reciben.
Pronto seguiremos con estos consejos para mejorar la autoestima de nuestros hijos, algunos más fáciles de conseguir que otros, pero siempre al alcance de nuestra mano para verlos crecer felices.

La estimulacion temprana en los bebes

La estimulación temprana nace en 1972 cuando se descubre que una sala de prematuros, los bebés que crecían más rápido y superaban la etapa crítica, eran aquellos cuyas mamás les hablaban y acariciaban suavemente. Hoy en día la estimulación temprana puede aportar muchos beneficios al desarrollo integral del bebé, incluso desde la etapa de gestación. Si bien la estimulación puede llegar a aplicarse de formas muy complejas y sofisticadas, lo más importante es que le dé a su bebé todo el amor y atención que sea posible: Háblele, abráselo, juegue con él. También existen centros especializados de estimulación temprana, que son muy recomendables.
Áreas en las que se puede trabajar la estimulación.

• Área motora:
– Motricidad gruesa: Desplazamiento.
– Motricidad media: Mover las extremidades sin desplazamiento.
– Motricidad fina: Dedos y manos. 
• Área Cognoscitiva: Memoria, atención, concentración, pensar. 
• Área Sensorial: Gusto, tacto, olfato, visión, audición. 
• Área de comunicación: Lenguaje. 
• Área de Socialización: compartir con otros bebés.

Estimulación por edad.

Estimulación para el primer mes de vida.

• Aproveche de transmitirle cariño y seguridad y de hablarle suavemente cuando se encuentre despierto, como por ejemplo durante el amamantamiento y el cambio de pañales. 
• Estimúlelo con música y sonidos agradables. 
• Utilice un móvil con diferentes formas y colores y ubíquelo a unos 15 cm. de la carita del bebé. 
• Déle masajes en su cuerpo con un aceite especial para bebé y mueva suavemente sus manos y sus piernas. 

Estimulación para el segundo mes de vida.
• Comuníquese con el bebé, responda sus gestos y sonidos, cántele, léale cuentos. 
• Déle juguetes y mordederas de manera que comience a ejercitar su musculatura. 
• Hágalo rodar suavemente sobre una colchoneta ubicada en el piso, protegiendo siempre las articulaciones de sus brazos y piernas. 
• Mueva objetos de diferentes formas, colores y sonidos a la vista del bebé. 

Estimulación de 4 a 6 meses.
• Colóquelo sobre su abdomen para que ejercite brazos y piernas. 
• Extienda y flexiones sus extremidades. 
• Muéstrele libros para bebés con imágenes. 
• Ofrézcale distintos objetos para que los pueda manipular y examinar. Ofrézcale objetos con distintas formas y texturas, distintos colores y distintos aromas. 
• Siempre demuéstrele alegría y destaque sus logros. 
• Enséñele distintos gestos, sonidos y palabras. 

Estimulación de 7 a 9 meses.
• Repita con él las sílabas y enséñele el nombre de las partes de su cuerpo, de animales y personas que ve. Utilice palabras simples y exagere un poco las expresiones de su rostro. 
• Cree un ambiente seguro para que pueda gatear, recoger y manipular distintos objetos. 
• Ofrézcale juguetes de encaje, en los que se pueda ensamblar una pieza con otra o bien introducir una pieza dentro de otra. 

Estimulación de 10 a 12 meses.
• Estimule su motricidad fina con juguetes u objetos en los que pueda utilizar sus dedos. Se pueden utilizar elementos muy simples, como por ejemplo introducir lentejas o algún grano en una botella. 
• Ayúdelo a caminar tomándolo de las manos. Apóyelo emocionalmente y preocúpese de crear un medio seguro para que aprenda a caminar. 
• Permita que comparta y sociabilice con otros bebés. 
• Léale libros, cántele canciones e intente bailar con él. 
• Enséñele y repita con él los sonidos de los animales. 
• Juegue a las escondidas con distintos objetos o personas. 
• Trate de que no vea mucha televisión ya que adormece su imaginación y pierden la oportunidad de jugar y moverse. 
• Incentívelo a recoger objetos del suelo cuando está de pie. 
• Permítale jugar libremente y sólo déle objetos que pueda lanzar y empujar.

¿Sabías qué…?

La actividad cerebral del bebé, media por el número de Synapsis (conexiones entre celular cerebrales) puede crecer desde 50 trillones a 1,000 trillones en los primeros meses de vida. Este crecimiento no se puede perder parcialmente si su bebé no es estimulado correctamente. De hecho se han realizado scanners sobre la actividad cerebral del bebé que muestran que la falta de estimulación durante los primeros meses, pueden detener el crecimiento de partes del cerebro que regulan las emociones y los sentidos.

Te recomendamos el uso de los chupones Pigeon, los pasos 1, 2 y 3 de entrenamiento.

Las ventajas son que, además de calmar las emociones del bebé, los chupones Pigeon están diseñados en 3 pasos para crecer con su bebé a medida que sus necesidades van cambiando, de manera de promover la respiración por la nariz cuando comienza el destete y a estimular el movimiento de su lengua, ayudando al desarrollo del lenguaje. El chupón va cambiando desde una forma similar al pezón materno en el paso 1, a una forma más plana en el paso 3, de manera de facilitar el quitarle el chupón al bebé cuando llegue al año de edad que es lo recomendado por muchos pediatras. Muchas veces será difícil pasar de un paso a otro ya que el bebé se acostumbra a su chupón. Pero es importante hacerlo, pues entre más tiempo pase más difícil será quitárselo.

¿Qué es la estimulación temprana?

Hoy, sabemos que nuestro bebé nace con un gran potencial y que está en las manos de sus padres aprovechar esa oportunidad en el proceso de maduración del bebé, para que este potencial se desarrolle al máximo de la forma más adecuada y divertida. La estimulación temprana es el conjunto de medios, técnicas, y actividades con base científica y aplicada en forma sistemática y secuencial. Se emplea en niños desde su nacimiento hasta los 6 años, con el objetivo de desarrollar al máximo sus capacidades cognitivas, físicas, emocionales y sociales, evitar estados no deseados en el desarrollo y ayudar a los padres con eficacia y autonomía en el cuidado y desarrollo del infante.

La estimulación temprana en niños sanos desde ningún punto de vista es una terapia ni un método de enseñanza formal. Los niños desde que nacen reciben estímulos externos al interactuar con otras personas y con su entorno. Cuando estimulamos a nuestros bebés les estamos presentando diferentes oportunidades para explorar, adquirir destrezas y habilidades de una manera natural, entender y aprender de lo que sucede a su alrededor.
La estimulación temprana para niños y bebés, no es simplemente una serie de ejercicios, masajes y caricias (sin un propósito claro). Es mucho más que eso. La estimulación temprana debe ser integral tanto física como intelectual y social. Es muy común encontrar niños geniales físicamente (deportistas) pero con dificultad para sostener una charla amena e interesante, al igual que otros geniales intelectualmente incapaces de coordinar sus funciones motoras básicas.

Como saber si nuestro hijo tiene problemas de aprendizaje

Los problemas del aprendizaje afectan a 1 de cada 10 niños en edad escolar. Son problemas que pueden ser detectados en los niños a partir de los 5 años de edad y constituyen una gran preocupación para muchos padres ya que afectan al rendimiento escolar y a las relaciones interpersonales de sus hijos.

Un niño con problemas de aprendizaje suele tener un nivel normal de inteligencia, de agudeza visual y auditiva. Es un niño que se esfuerza en seguir las instrucciones, en concentrarse, y portarse bien en su casa y en la escuela. Su dificultad está en captar, procesar y dominar las tareas e informaciones, y luego a desarrollarlas posteriormente. El niño con ese problema simplemente no puede hacer los que otros con el mismo nivel de inteligencia pueden lograr.

El niño con problemas específicos del aprendizaje tiene patrones poco usuales de percibir las cosas en el ambiente externo. Sus patrones neurológicos son distintos a los de otros niños de su misma edad. Sin embargo tienen en común algún tipo de fracaso en la escuela o en su comunidad.

Cómo detectar problemas de aprendizaje en los niños

No es nada difícil detectar cuando un niño está teniendo problemas para procesar las informaciones y la formación que recibe. Los padres deben estar atentos y conscientes de las señales mas frecuentes que indican la presencia de un problema de aprendizaje, cuando el niño: 

– Presenta dificultad para entender y seguir tareas e instrucciones. 

– Presenta dificultad para recordar lo que alguien le acaba de decir. 

– No domina las destrezas básicas de lectura, deletreo, escritura y/o matemática, por lo que fracasa en el trabajo escolar. 

– Presenta dificultad para distinguir entre la derecha y la izquierda, para identificar las palabras, etc. Su tendencia es escribir las letras, palabras o números al revés.

– Le falta coordinación al caminar, hacer deportes o llevar a cabo actividades sencillas, tales como aguantar un lápiz o amarrarse el cordón del zapato.

– Presenta facilidad para perder o extraviar su material escolar, como los libros y otros artículos. 

– Tiene dificultad para entender el concepto de tiempo, confundiéndo el “ayer”, con el “hoy” y/o “mañana”. 

– Manifiesta irritación o excitación con facilidad 

Características de los problemas de aprendizaje

Los niños que tienen problemas del aprendizaje con frecuencia presentan, según la lista obtenida de “When Learning is a Problem/LDA(Learning Disabilities Association of America)”, características y/o deficiencias en:

Lectura (visión)

El niño acerca mucho al libro; dice palabras en voz alta; señala, sustituye, omite e invierte las palabras; Ve doble, salta y lee la misma línea dos veces; no lee con fluidez; tiene poca comprensión en la lectura oral; omite consonantes finales en lectura oral; pestañea en exceso; se pone bizco al leer; Tiende a frotarse los ojos y quejarse de que le pican; presenta problemas de limitación visual, deletreo pobre, entre otras. 

Escritura

El chico invierte y varía el alto de las letras; no deja espacio entre palabras y no escribe encima de las líneas; Coge el lápiz con torpeza y no tiene definido si es diestro o zurdo; mueve y coloca el papel de manera incorrecta; trata de escribir con el dedo; tiene pensamiento poco organizado y una postura pobre, etc.

Auditivo y verbal

El niño presenta apatía, resfriado, alergia y/o asma con frecuencia; pronuncia mal las palabras; respira por la boca; se queja de problemas del oído; se siente mareado; se queda en blanco cuando se le habla; habla alto; depende de otros visualmente y observa el maestro de cerca; no puede seguir más de una instrucción a la vez; pone la tele y la radio con volumen muy alto, etc. 

Matemáticas

El alumno invierte los números; tiene dificultad para saber la hora; pobre comprensión y memoria de los números; no responde a datos matemáticos, etc.

Social / Emocional Niño hiperactivo, con baja autoestima y atención.

Importancia de la estimulacion infantil

La estimulación temprana, como el propio nombre lo dice, tiene como objetivo desarrollar y potenciar, a través de juegos, ejercicios, técnicas, actividades, y de otros recursos, las funciones del cerebro de un bebé, beneficiando su lado intelectual, su físico y su afectividad. Un bebé bien estimulado tendrá aprovechada su capacidad de aprendizaje y de adaptación a su entorno, de una forma más sencilla, rápida e intensa. Todos sabemos que los bebés nacen con un gran potencial y que cabe a los padres hacer con que este potencial se desarrolle al máximo de la forma más adecuada, positiva, y divertida.

Para entender este proceso, es necesario que entendamos primero, como es la maduración del ser humano. Al contrario de los animales, nosotros los seres humanos somos muy dependientes de nuestros padres desde que nacemos. Tardamos más para caminar y dominar nuestro entorno. Todo depende del aprendizaje que tengamos. Mientras nuestra capacidad está limitada por el aprendizaje, nuestras habilidades están relacionadas con la supervivencia. Sin el aprendizaje, nos convertimos en seres indefensos, solos, y expuestos a todo lo bueno o lo malo. Por otro lado, si aprendemos, nuestro cerebro moldeable nos permitirá que crezcamos y sobrevivamos ante las situaciones más adversas. 

La estimulación temprana lo que hace es unir esta adaptabilidad del cerebro a la capacidad de aprendizaje, y hacer con que los bebés sanos maduren y sean capaces de adaptarse mucho mejor a su entorno y a las diferentes situaciones. No se trata de una terapia ni de un método de enseñanza formal. Es apenas una forma de orientación del potencial y de las capacidades de los más pequeños. Cuando se estimula a un bebé se estará abriendo un abanico de oportunidades y de experiencias que le hará explorar, adquirir destrezas y habilidades de una forma más natural, y entender lo que ocurre a su alrededor. 

Cuándo estimular a un bebé

La puesta en marcha de una estimulación temprana es una decisión absolutamente personal. Los padres son los que pueden decidir si la quiere aplicar o no al cotidiano con su hijo. Sin embargo, si deciden por la estimulación temprana, deberán iniciarla lo más breve posible ya que, según los expertos, la flexibilidad del cerebro va disminuyendo con la edad. Desde el nacimiento hasta los 3 años de edad, el desarrollo neuronal de los bebés alcanza su nivel máximo. A partir de los tres años, empezará a decrecer hasta su total eliminación a los 6 años de edad, cuando ya estarán formadas las interconexiones neuronales del cerebro del bebé, haciendo con que sus mecanismos de aprendizaje sean parecidos a los de una persona adulta. Por supuesto que continuarán aprendiendo, pero no al mismo ritmo y con todo el potencial de antes.

Todos los bebés experimentarán diferentes etapas de desarrollo que pueden ser incrementadas con una estimulación temprana. Para eso, se debe reconocer y motivar el potencial de cada niño individualmente, y presentarle objetivos y actividades adecuadas que fortalezcan su auto estima, e iniciativa y aprendizaje. La estimulación que recibe el bebé en sus primeros años de vida, constituyen la base de su desarrollo futuro. 

Aparte de las actividades que se aplican en la estimulación del bebé, es muy importante destacar que el ambiente también es una herramienta a tener en consideración. El ambiente no es solo un lugar tranquilo, donde se respira el respeto, la tolerancia, la paciencia, el acuerdo y la unión, también son las personas que acompañan al pequeño. Si el bebé cuenta con la compañía de personas significativas para él, como es el caso de sus padres, se sentirá apoyado en su vínculo afectivo, en sus habilidades y destrezas. La estimulación será más completa.

Como ayudar a la concentración de los niños

El entorno de un niño está repleto de informaciones, de novedades, de estímulos. Tal vez por eso sea cada vez más difícil para ellos mantener una atención y una concentración en los estudios y en sus tareas de un modo general.

A través de la atención, nos centramos en un estímulo de entre todos los que hay a nuestro alrededor e ignoramos todos los demás. Con la concentración, una de las habilidades fundamentales en el proceso de conocimiento, mantenemos la atención focalizada sobre un punto de interés, durante el tiempo que sea necesario. Sin concentración es prácticamente imposible el aprender algo, por tanto, la concentración es imprescindible para el aprendizaje.

Recomendaciones para favorecer la atención y concentración

1- Prescindir de todo aquello que pueda distraer la atención: problemas personales, de familia, falta de objetivos, ruidos, etc.
2- Cambiar la materia de estudio cada cierto tiempo. Esto mantendrá la concentración por más tiempo;
3- Hay que empezar a estudiar a una hora fija para conseguir un buen rendimiento cerebral. Si una persona se acostumbra a hacer el esfuerzo de concentrarse todos los días a la misma hora, al cabo de unos días la cabeza se concentra con más facilidad a esa hora;
4- Es necesario que se dé un tiempo para realizar cada tarea o actividad y que se exija realizarla en el tiempo previsto. 
5- Realizar las tareas más difíciles cuando se esté más descansado;
6- Para que empiece a estar a pleno rendimiento la concentración, como cualquier otra facultad del ser humano, requiere de un “calentamiento previo”, por eso puede ser conveniente que antes de estudiar, dedicar unos minutos (no más de cinco) a tachar algunas letras (elegir alguna) de una hoja de periódico. A continuación pasar a hacer la actividad programada.
7- Es muy importante tener claras las metas a alcanzar. Cuando queremos algo de verdad y con fuerza y lo proponemos como meta a conseguir, movilizamos muchos de nuestros recursos para tratar de alcanzarla. Por tanto, en la medida que el niño tenga más claras las metas en el estudio, más concentración pondrá en marcha para conseguirlas.
8- Intercalar descansos. El proceso de atención tiene una curva que suele decaer con el tiempo. Por ello, es conveniente intercalar descansos para recuperar la concentración.
9- Aprovechar las explicaciones del profesor para sintetizar mentalmente lo que se ha escuchado, y apuntar con frases cortas los detalles de más interés. Esta es una buena técnica para ejercitar la atención.

La música y los bebes

estimulacion-bebe01
Desde la década de los noventa, la idea de que la música puede influenciar en el desarrollo del bebé se ha abierto camino; a esto se suman recientes estudios acerca de los efectos de la música clásica en su evolución cerebral y los beneficios que estos traen en su desarrollo psicomotriz. Se dice que esta puede generar paz y crear armonía en la vida del bebe, incluso durante el embarazo en donde ellos son más sensibles a las melodías que los adultos, esto provoca que los bebes se muestren más tranquilos y serenos, haciendo que los papás disfruten pasar el tiempo con ellos.

Entre los principales compositores de música clásica que estimula la mente de nuestro bebé están Mozart, Beethoven y Bach; Chopin también está presente pero es usado más para ayudar a conciliar el sueño de los pequeños. Un niño estimulado musicalmente se expresa de otra manera y es capaz de integrarse activamente en la sociedad.
La música le sirve de apoyo para lograr la autonomía en sus actividades diarias asi como el cuidado de sí mismo y del entorno. Un niño estimulado con música aprende a convivir con otros niños; es capaz de establecer una comunicación armoniosa, es seguro emocionalmente porque siente comprendido. Incluso estudios recientes realizados por el Tel Aviv Medical Center (Israel), han determinado los increíbles beneficios de la música clásica en los bebés prematuros. Específicamenete las melodías de Mozart, logran que los pequeños reduzcan entre un 10% y 13% su gasto de energía logrando ganar peso y relajar su actividad.
Se debe hacer una diferencia entre música para bebés y para niños, ya que los primeros son instrumentales, mientras que los segundos contienen letras y ritmo vocálico, lo que ayuda a la memoria, la expresión corporal y la pronunciación, sin mencionar los beneficios de interrelación con su entorno. Así también otras actividades como leer cuentos, cantar y realizar juegos ayudan al mejor desarrollo del infante.

Lo mejor de la estimulacion Infantil

El Instituto Carso de la Salud, una organización de ayuda sanitaria para América Latina, creada por el magnate mexicano Carlos Slim, anunció que en 2008 destinaría un presupuesto de unos 23.4 millones de dólares a impulsar algunos de sus programas, entre ellos el denominado “Atención materno neonatal con apoyo durante el crecimiento y énfasis en la estimulación temprana”.

Cada día proliferan más los centros especializados en este tipo de terapias y  actividades. Alibombo es uno de ellos y, según sus terapeutas, lo ideal es comenzar a los dos meses de edad, “que es cuando por lo general, los niños se inician en la regularización de sus horarios de sueño y de alimentación, lo que permite hacerles actividades de estimulación en sus períodos de alerta”.

Según los profesionales de este centro, el programa de estimulación se lleva a cabo con equipos modulares, pelotas, colchonetas, escaleras, música, material sensorial, desarrollo manual, atención y capacidad de comunicación, entre otros.

Potenciar el área motora se refiere al control que se tiene sobre el propio cuerpo. Está dividida en motricidad gruesa, que abarca el progresivo control de nuestro cuerpo: el control de la cabeza boca abajo, el volteo, el sentarse, el gateo, el ponerse de pie, el caminar, el correr, subir y bajar escaleras, saltar. Y motricidad fina, que abarca el control manual: sujetar, apretar, alcanzar, tirar, empujar, coger.

MASAJES INFANTILES

Los masajes tras el baño o cuando hay que cambiar el pañal son un buen momento para establecer un contacto físico con el pequeño y así fortalecer una relación afectiva que se irá consolidando y en la que hay que poner buenos cimientos. 

Además, se considera que el masaje infantil beneficia las áreas del desarrollo del niño y que se utiliza para estimular los sentidos de los bebés. 

Según los profesionales que se encargan de este aspecto en Alibombo, para que el niño crezca sin dificultades y logre una buena coordinación debe adquirir conocimiento y dominio de su propio cuerpo. “El logro de dichas habilidades favorece su equilibrio emocional, su desarrollo intelectual, su capacidad de concentración, la relación con los demás, su entorno”.

Así, las caricias y masajes desde el nacimiento estimulan al bebé (ya que es una de las vías principales de entrada de estímulos), colaborando en su desarrollo afectivo, cognitivo y motriz. Además de favorecer sus primeras conexiones neuronales, representan el primer paso en la relación de comunicación materno-filial.

Los estudios sobre el tema reflejan que el masaje mejora el sueño y permite que el niño se relaje. Además de hidratar la piel e intensificar la comunicación, propicia un mejor desarrollo del sistema inmunológico y servicios.

Los juguetes constituyen una fuente de estimulación durante el crecimiento del niño, favoreciendo el desarrollo de las funciones psíquicas, físicas, afectivas y sociales del pequeño, hasta el punto que, según los expertos, el color de los juguetes puede influir en su temperamento y personalidad. 

“Los juguetes rojos generan dinamismo e incitan al movimiento en los niños y, por ello, se recomiendan para niños más bien tranquilos que necesitan actividad”, aseguró el coordinador del Comité de Seguridad y Prevención de Accidentes de la Asociación Española de Pediatría, el doctor Jordi Mateu. 

“Los de color azul parece que favorecen la relajación y ayudan a dormir, por lo que se aconsejan a niños activos e irritables; los juguetes amarillos mejoran la concentración y ayudan al desarrollo de la inteligencia; mientras que los de color naranja denotan alegría y fomentan la actividad”, explicó. 

Así, los amarillos serían adecuados para niños con dificultades de concentración y los naranja para aquellos que pasan por una etapa de cierta tristeza. Finalmente, los de color blanco parece que promueven el descanso y la relajación. 

Para los primeros años de vida y para motivar la afectividad del niño, el psiquiatra infantil Paulino Castells aconseja muñecos, ositos y otros animales. Para estimular su motricidad, juguetes como pelotas, bicicletas, coches con pedales y juguetes de construcciones.

“Para estimular su sensibilidad y expresión, hay que proporcionar a los niños juguetes musicales, sin olvidar aquellos que se puedan montar y desmontar, o de preguntas y respuestas que estimulan su capacidad mental”, precisó Castells.

Ayuda con la autoestima de tus niños

La autoestima es un tema que despierta a cada día un gran interés, no-solo de psicólogos como también de madres y padres. Es una preocupación presente en muchas casas y conversaciones. Y eso se puede entender por la relación que está teniendo la autoestima con problemas como la depresión, anorexia, timidez, abuso de drogas, y otros. Algunos expertos afirman que una baja autoestima puede llevar a una persona a tener estos problemas, mientras que una buena autoestima puede hacer con que una persona tenga confianza en sus capacidades, no se deje manipular por los demás, sea más sensible a las necesidades del otro, y entre otras cosas, que esté dispuesto a defender sus principios y valores. Lo ideal sería que los padres no se preocupasen solamente en mantener una buena salud física a sus hijos, pero que mirasen más por la salud emocional de los mismos. La autoestima es una pieza fundamental en la construcción de una efectiva infancia y adolescencia.

¿Qué es la autoestima?

Se puede definir la autoestima de diversas formas, pero su contexto continuará siendo el mismo. La autoestima es la conciencia de una persona de su propio valor, el punto más alto de lo que somos y de nuestras responsabilidades, con determinados aspectos buenos y otros mejorables, y la sensación gratificante de querernos y aceptarnos como somos por nosotros mismos y hacia nuestras relaciones. Es nuestro espejo real, el cual nos enseña cómo somos, qué habilidades tenemos, a través de nuestras experiencias y expectativas. Es el resultado de la relación entre el temperamento del niño y el ambiente en el que éste se desarrolla.

La autoestima es un elemento básico en la formación personal de los niños. De eso dependerá su desarrollo en el aprendizaje, en las buenas relaciones, en las actividades, y por qué no decirlo, en la construcción de la felicidad. Cuando un niño adquiere una buena autoestima se sentirá competente, seguro, y valioso. Entenderá que es importante aprender, y no se sentirá disminuido cuando necesite de ayuda. Será responsable, se comunicará con fluidez, y se relacionará con los demás de una forma adecuada. Al contrario, el niño con una baja autoestima no confiará en sus propias posibilidades ni de las de los demás. Se sentirá inferior frente a otras personas, y por lo tanto se comportará de una forma más tímida, más crítica, con poca creatividad, lo que en muchos casos le podrá llevar a desarrollar conductas agresivas, y a alejarse de sus compañeros y familiares.

La autoestima no es una asignatura de un currículum escolar. Pero sí debe ser un espacio jamás ignorado por los padres y profesores. Hay que estar atentos al lado emocional de los niños. Durante la etapa desde el nacimiento a la adolescencia, por su vulnerabilidad y flexibilidad, busca mejorar la autoestima de tu hijo. Todo lo que se consigue en este periodo puede sellar su conducta y su postura hacia la vida, en la edad adulta.

Pocoyó presenta sus dibujos infantiles para colorear

Siempre nos presentamos todas las novedades que seguro serán de vuestro agrado y del de vuestros bebés pero queremos escribir un post algo más “especial” ya que aunque sabemos que un recién nacido no puede ponerse todavía a pintar, los que estén cercanos al año seguro que ya han comenzado a hacer sus primeros “pinitos” en el arte de pintar.
pocoyo-98
Es por ello que vamos a recomendaros todo tipo de dibujos para colorear de Pocoyó, sin duda alguna el personaje infantil que más gusta a los más pequeños de la casa.
Así las cosas, hoy os hablaremos de una web muy especial como es la página de Dibujos Infantiles. com en la que podremos encontrar multitud de dibujos para colorear de Pocoyó y los cuáles os podéis bajar con facilidad o imprimirlos para que vuestros hijos pasen una agradabele tarde dibujando a este simpático niño.
Además Pocoyo aparece acompañado de los que son sus compañeros de aventuras en la serie de éxito en TVE como son el gruñón Pato, la romántica elefanta rosa Ellie o el perrito Loula.
Pero no sólo eso sino que además podremos encontrar a todos los personajes infantiles que más gustan a nuestros pequeños como son Los Lunnis, Bob Esponja o Dora la Exploradora.

Fortalece la autoestima del bebe desde que nace

El recién nacido nace con un sistema nervioso central inmaduro y su crecimiento y desarrollo se completa en forma postnatal. Al nacer el ser humano tiene una ardua tarea: adaptarse al medio y cuenta con pocos recursos para hacer frente a los estímulos del medio ambiente, está poco equipado: sus actos reflejos como por ejemplo el reflejo de succión que le permite alimentarse (nadie le enseña a chupar) y sus 5 sentidos que ya están desarrollados y son los canales de entrada de información.

Un bebé depende absolutamente de sus padres para sobrevivir y desarrollarse. Al nacer ni siquiera puede sostener su cabecita.

La madre es fundamental como filtro y facilita la adaptación del bebé. De la calidad de estos vínculos depende el desarrollo personal del bebé.

Las necesidades del bebé son comprendidas de manera intuitiva y satisfechas por la relación especial que se establece entre cada mamá y su bebé.

Esta díada mamá-bebé, brinda las primeras experiencias vivenciales que serán las bases de una personalidad integrada. “Muchas madres mantienen una lucha entre la necesidad intuitiva de tener a su bebé en brazos y lo que la sociedad, la familia o la cultura esperan de ellas y consideran normal”.

Para pasar de la absoluta dependencia inicial a una progresiva independencia es fundamental que en una primera etapa la mamá esté a disposición de su bebé, a “merced” de su bebé. La madre paulatinamente comienza a jugar con el bebé para que él pueda poco a poco introducir su propia manera de jugar; va introduciendo pequeñas experiencias de frustración, tiempos de espera, distancias para que el niño pueda ir volcando y descubriendo su personalidad, sus posibilidades de llegar a un logro y pueda descubrirse como un ser diferente de su madre. Para poder jugar solo, primero mamá tiene que estar presente. El bebé debe antes que nada sentirse seguro.

La madre le brinda la confianza que necesita. Un niño que recibe afecto, se siente valorado y merecedor, y se fortalece por lo tanto su autoestima. Un niño seguro, sabe que su mamá está y puede jugar. Un niño que siente el riesgo de perder a su madre está más pendiente de que ésta no se vaya y es más inseguro y demandante.

El mejor camino para la estimulación es prestarnos como guías, facilitadores, observar al bebé y acompañarlo.

“La revolución educativa” es un interesante documental de Punset que habla sobre la necesidad de reformulación de la tarea del educador en las aulas.
Sin embargo, Punset empieza el documental dejando de lado las responsabilidades de la familia en materia educativa, algo que esperemos que retome próximamente, porque el sistema educativo no se puede intentar “solucionar” o mejorar tan solo si cambian los maestros.
“La revolución educativa” no es cosa exclusiva de los maestros, es tarea de toda la sociedad, empezando por las familias (ojo, los profesores también tenemos familias e hijos que son alumnos), y la Administración.
Y desde luego que los educadores tienen mucho que ver, al fin y al cabo son su figura de referencia en el cole, pero la falta de recursos humanos y materiales, la falta de oferta de formación y reciclaje, la falta de implicación de las familias… todos estos puntos inciden en que, en muchas ocasiones, la escuela no funcione como sería deseable.
El documental no se las prometía demasiado buenas para los educadores en un principio, sin embargo enseguida vemos que los profesores que aparecen entrevistados son, a mi modo de ver, un ejemplo de lo que reivindican en el mismo, de la revolución educativa tan necesaria.

Lo que dicen los profesores

De hecho, a pesar de ese intentar “dejar aparte” a los padres y a las administraciones a la hora de plantear los fallos en la escuela, en las entrevistas a los profesores que podemos ver en el documental en varias ocasiones se menciona la responsabilidad de la Administración, de la falta de recursos y del desinterés de los padres.
Los profesores entrevistados comentan la dificultad de acercarse a los alumnos sin la colaboración de los padres, que muchas veces no se dejan ver por el centro educativo.
Podéis ver que quienes pronuncian estas palabras no son maestros desinteresados, carcamales o que repiten la lección sino profesores vocacionales que saben que son más que profesores y conocen la importancia de las emociones en el aula y de escuchar al alumno. Que se forman para mejorar su tarea docente, no sólo en lo académico sino en lo pedagógico y en la resolución de conflictos.
Estos profesores no son la excepción. Es a lo que yo estoy acostumbrada en mis años de docencia en distintos centros de trabajo en distintas ciudades y distintos niveles educativos.

Lo que dice el psicólogo

En el documental también se mezclan confusamente los límites entre la tarea del educador y de los padres. Las palabras finales del psicólogo entrevistado (que dudo mucho que haya pisado aulas infantiles como maestro) vemos cómo habla de la naturaleza del ser humano, en palabras del Dalai Lama.
Pero sus palabras no parece que impliquen a los profesores, sino, en primer lugar, a la familia. Porque, ¿de quién es tarea crear un vínculo afectivo con los pequeños?

El Dalai Lama utiliza ejemplos de animales y nos recuerda que nosotros mismos somos animales sociales y que hemos empezado, probablemente a lo largo de la evolución, a entender esa necesidad imperiosa de sentirnos queridos y de tener vínculos. Estas necesidades son una parte de lo que significa ser mamíferos porque después de nacer vivimos un largo período en que nuestra supervivencia depende de otros, y por eso dentro de nosotros tenemos esa semilla social y empática, porque nuestra propia supervivencia depende de dicha habilidad como especie. De ahí es de donde venimos.

También son remarcables otras palabras que el psicólogo entrevistado pronuncia relativas a las tareas de los profesores: que éstos sepan proporcionar a los alumnos modelos de comportamiento responsable.
¿Realmente es ésa la tarea de los maestros? ¿No deberíamos los padres ocuparnos de ser sus referentes y educadores en este sentido? ¿Qué puede hacer un maestro en clase con un niño que no conoce normas básicas de comportamiento, de relación o de respeto porque no las tiene en su casa?
Creo que las declaraciones del psicólogo no van muy bien encaminadas en estos aspectos, y me suenan mucho a lo que pronunciaría alguien que no conoce de primera mano la realidad del aula.

Buenas ideas para mejorar la educación

Algunas ideas con las que coincido de lo planteado en el documental son:
  • No nos sirven los maestros que destilen exclusivamente contenidos académicos
  • Es importante que los maestros aprendan a gestionar las emociones básicas de sus alumnos
  • La tarea de un maestro no vocacional es mucho más dura
  • El maestro ha de conocer la materia y también cómo impartirla
  • Se ha de estar atento a cada uno de los niños, a sus sentimientos
  • Se ha de propiciar en el aula un buen ambiente
  • El niño ha de sentir, experimentar para conocer lo que le rodea
  • Los alumnos se han de implicar en la resolución de conflictos
  • La importancia de la plástica y la música, artes que por desgracia ven reducidas su importancia y presencia en el sistema educativo
  • Los padres y profesores han de saber despertar la curiosidad de los niños
  • Las clases no han de ser estáticas
  • Las clases no se han de basar en la memorización, aunque ésta sea efectiva para determinadas tareas mentales.
  • Es necesario comprender y valorar la diversidad cultural e individual en el aula
  • Es necesario comprender y valorar lo que esos alumnos diversos tienen en común: las emociones

La revolución educativa ya está en marcha

Pero esta enumeración de ideas no nos ha de hacer pensar que están lejanas o que los maestros de nuestros hijos estén incapacitados para ser buenos educadores. Porque:
  • Por mi experiencia (no sé si es que me muevo en centros “raros”, pero como digo el centro y las experiencias que se contemplan en el documental es muy parecido a lo que yo conozco) puedo afirmar que este tipo de maestros que simplemente “enseña” contenidos es realmente minoritario hoy día.
  • Sin duda, es importantísimo aprender a gestionar las emociones de los niños. Tanto, que si no lo hiciéramos desde hace un tiempo las aulas hubieran “explotado”. De nuevo por mi experiencia, os aseguro que si muchos profesores no supieran gestionar las emociones de sus alumnos acabarían derrotados anímicamente (incluso físicamente en alguna ocasión). La tarea básica de las reuniones entre equipos educativos u orientadores, algo que sucede habitual y frecuentemente a lo largo del curso, está centrada en saber cómo acercarse a los alumnos, a sus casos particulares, a conocerlos, entenderlos y ayudarles a expresar sus emociones. A los alumnos se les intenta formar en el aprendizaje por sí mismos y en el espíritu crítico, algo en lo que por desgracia no ayuda el resto de la sociedad (léase televisión-basura).
  • No sé exactamente si conozco algún maestro no vocacional. Conozco algunos que han tenido que dejar las aulas por problemas de depresión, pero no sería capaz de decir si no tenían vocación y han acabado hastiados o si sus ganas de educar y de influir positivamente en sus alumnos se han visto derrotadas por no saber gestionar la realidad del aula. Puede haber un círculo vicioso en esta circunstancia.
  • Las clases se enfocan desde perspectivas prácticas y originales que estimulen al alumnado. Si esto es así en primaria y secundaria, que decir de la escuela infantil, donde los maestros cada vez salen mejor preparados para estas tareas.
  • En general, el profesorado no valora la memorización como modo de aprendizaje, pues se intenta la reflexión y el aprendizaje significativo. De hecho, en el documental las imágenes en que se ve a los niños memorizar son antiguas. No obstante, no se puede demonizar la memorización, como se explica en el documental y veremos más ampliamente.
  • La oferta en formación pedagógica y psicológica para educadores es cada vez más amplia, aunque por supuesto siempre mejorable en cuanto a variedad temática, accesibilidad…
  • La mayoría de centros incorpora programas de resolución de conflictos en los que se implican los distintos miembros de la comunidad.
  • Es difícil conseguirlo en aulas masificadas, pero se intenta la enseñanza individualizada que tiene en cuenta las diferentes capacidades de cada alumno.
  • La mayoría de centros, como se comenta en el propio documental, también incorpora programas de comprensión y aceptación de la diversidad cultural. Algo que algunas veces, por desgracia, choca con las ideas de las familias.
  • No hay mayor satisfacción para un maestro y prueba de que su tarea educativa sí ha funcionado que oír decir a sus alumnos lo que han logrado a lo largo del curso, y no hablamos sólo de logros académicos. Para que los alumnos consigan esos logros, no hay que pedirles lo que no son capaces de alcanzar. En el documental muchos de los alumnos reconocen sus pequeños (o grandes) triunfos, que pueden ser desde aprender a hablar y escribir mejor a atender, conseguir amigos, no discutir, ser responsable y otras cuestiones de crecimiento personal.
Creo que este último punto es el más importante para cualquier maestro, el saber que, en palabras de Punset, ha educado el corazón del alumno.
La revolución educativa está en marcha, y es cosa de todos. No es tarea fácil, y hay mucho por mejorar y trabajar con el esfuerzo de todos los implicados. Estoy deseando ver los próximos documentales de Punset que enfoquen esta problemática desde las otras perspectivas, para cerrar este complejo círculo que de otra manera queda incompleto.

Como enseñar a nuestros hijos cantando

Desde tiempos remotos el hombre ha inventado canciones para transmitir su cultura, expresar sus emociones y dar a conocer sus pensamientos. Generación tras generación aprendemos canciones que nos brindan pertenencia, identidad.
Las canciones transmiten mucho. Según su letra y melodía influyen en nuestro estado de ánimo, nos generan particulares emociones, nos traen recuerdos, nos enseñan.
No por casualidad recordamos las canciones que nos enseñaron padres y abuelos en nuestra niñéz y, al cantárselas hoy a nuestros propios hijos nos es difícil evitar revivir recuerdos, aromas, sensaciones pasadas.
Cuando les cantamos a nuestros hijos, cuando cantamos con nuestros hijos seguramente ni nos damos cuenta de todo lo que les estamos brindando además de un momento de diversión. Les brindamos afecto y dedicación. Las canciones son ideales para comunicarnos con ellos, para ponernos “en sintonía”, para llegar a ellos y conectarnos de una manera muy especial y emocional. Cantarles la letra a nuestro bebe; más adelante compartirla al ritmo de la música, nos une a ellos. 
Las canciones son además un medio privilegiado para transmitirles conocimientos. A través de la letra y el ritmo los bebes incorporan jugando y con mayor facilidad muchisimos conceptos. Es mucho más fácil recordar una canción que un texto. Esto se debe a que las canciones refuerzan la memoria. Algunas estructuras linguísticas se fijan más facilmente en la memoria acompañadas de música. Uno de los motivos es que el aprendizaje se realiza reforzado por un fuerte significado afectivo.
Las canciones nos cautivan. Nos invitan a imaginar, a crear, a sentirmos libres mientras nos enseñan y nos cuentan sobre el mundo y sus historias.
Aprender cantando además permite a tu bebe involucrarse plenamente, lo ayuda a acrecentar su vocabulario y pulir su dicción.

Cuando comienzan a caminar los Bebes

El bebé generalmente comienza a caminar entre los 11 y los 15 meses, pero es importante entender este proceso sin presionarlo. Este es un tema que produce mucha ansiedad en los padres y en las personas de su entorno. Los logros psicomotores del bebé—desde tomar un objeto con las dos manos en el centro de su eje, reptar para atrás, para adelante, sentarse, gatear, pararse, dar sus primeros pasos—, tienen que ver con un desarrollo neurofuncional, y especialmente con la relación que establece con su mamá, con su papá, con el mundo circundante. El aspecto neurofuncional queda a cargo de su pediatra, pero el vínculo que generan los padres con el bebé será la clave para que alcance seguridad y confianza en sí mismo. Las emociones que siente con los vínculos se traducirán en “actitudes” que le brindarán herramientas para conquistar el espacio desde la exploración. Exploración de objetos, de lugares en su casa, como fuera de ella. Explorar también sus propias posturas, que darán lugar en su desarrollo psicomotriz a posturas nuevas. Comenzará jugando con ciertos movimientos para ir desarrollándolos y transformándolos en movimientos nuevos, y así, a medida que vaya sintiendo seguridad en sus nuevos puntos de apoyo y sostén alcanzará nuevos logros. Para que esta exploración se logre, es importante confiar en el bebé y atribuirle cierta autonomía, es decir, para que pase de la dependencia a la independencia futura, hay que darle ese voto de confianza para que se separe de la figura de apego y salga a explorar. Por eso es tan importante respetar los tiempos de cada niño.

Los mejores juegos para los niños de 12-24 meses

El niño de esta edad ya sabe andar. Por eso disfruta:
  • Empujando o arrastrando juguetes con ruedas, como andadores, carretillas, cochecitos y camiones. Le llaman la atención los juguetes mecánicos con luces y sonidos.
  • Lanzando o dando pequeñas patadas a una pelota.
  • Bailando al son de una canción. La música y las canciones infantiles le gustan y le entretienen. Suele tener fuertes preferencias, rechazando las canciones que no le gustan y pidiendo reiteradamente sus favoritas.
    DESTREZA MANUAL

    Como además está perfeccionando su destreza manual:
    • Le gustan los juegos en los que utiliza sus manos, como garabatear con pintura de dedos y jugar con plastilina.

    • Disfruta pasando las páginas y mirando los dibujos de libros de hojas gruesas para niños que por su sencillez y colorido fomentan además su capacidad cognitiva, la maduración de su inteligencia.

    • Le apasionan los “centros de actividades” que tienen palancas, botones, puertecitas, sonidos,…

    • Meter la manos en al agua, tocar la tierra, arrancar hierba, son juegos para él.

    • A partir de los dieciocho meses el niño se siente atraído por otros juegos más complejos, como encajar objetos de formas y colores distintos en sus respectivos agujeros, hacer torres de hasta cuatro o seis bloques y encajar aros de distintos tamaños alrededor de un pivote.

    • Y ¡es un maestro escondiendo cosas!
    IMITACIÓN

    Como le gusta imitar a los adultos, el niño descubre a esta edad descubre los juegos de imitación:
    • Acunar, pasear, columpiar, peinar, bañar… a los muñecos.

    • Hacer comiditas, jugar con los utensilios de cocina.