Category Archives: Enfermedades

Conoce más del reflujo en los bebes

Hay muchos mitos y realidades sobre el reflujo, se da mucho en bebés y también en adultos, y aunque ahora se llama así, ha existido desde siempre porque se trata de un proceso absolutamente natural del organismo. Las mamás de antes contaban con efectivos remedios para aliviar sus molestias y, de acuerdo con expertos, lo mejor es recuperar estos tratamientos. Si tienes dudas en cuanto a este tema checa lo que nos dijo el doctor Salvador Villalpando que también te da sus mejores recomendaciones.



Este ‘padecimiento’ es muy natural en los bebés cuando su alimentación se compone sólo de líquidos y sobretodo, de leche materna natural. Existe la creencia de que el bebé que más reflujo tiene es aquel que crece más y es cierto, porque el bebé que toma más leche es aquél que tiende a engordar más rápido. El experto explica que lo mejor en estos casos es tratar de no dar medicamentos al bebé, salvo en los casos en los que el pediatra lo indique y se necesite realizar más estudios.

A las mamás primerizas puede causarles mucha preocupación ver que en ocasiones la cantidad de reflujo en los bebés es profusa, pero el doctor afirma que esto no tiene por qué ser motivo de alarma.

Existe un tratamiento que se administra a los bebés, una especie de leche para determinar si el bebé tiene reflujo o gastritis, esto puede sonar alarmante, pero Villalpando asegura que se trata de un medicamento que es utilizado por los pediatras para ver el funcionamiento del sistema digestivo del bebé.

Cinco señales

Sin embargo, si el bebé no está subiendo de peso adecuadamente, se enferma frecuentemente de las vías respiratorias, siente mucha irritabilidad, no quiere tomar leche y su tez toma una tonalidad morada, puede ser muy preocupante, en esos casos sí puede estar indicando la presencia de una enfermedad grave. En este caso es preciso acudir con el pediatra y nunca, bajo ninguna circunstancia, recurrir a suministrar medicamentos sin prescripción médica.

Después de la sexta semana y los tres meses de edad, los bebés vomitan más frecuentemente, aquí se debe poner especial atención porque el niño corre el riesgo de deshidratarse y entonces se presenta la llamada hipertrofía del píloro, que sucede porque, según el experto, crece la salida del estómago y se obstruye la salida del píloro y puede ser tan grave como para necesitar de una intervención quirúrgica. En este periodo lo más recomendable es consultar al médico antes de asumir cualquier sospecha.

Salvo estas cinco condiciones citadas por el doctor, todas las demás son completamente normales y van desapareciendo conforme el bebé va creciendo. Lo más importante es saber cuándo es preciso acudir a un experto, nunca medicar al bebé si el tratamiento no fue recomendado por un médico y optar siempre por lo natural porque aparte de ser más barato, es lo mejor para los pequeños.

Evitando las infecciones urinarias durante el embarazo

Según la ginecóloga obstetra Julie Salomón, cuando una mujer está embarazada, su sistema inmunológico es más débil, por lo tanto, se vuelven más susceptibles a las infecciones respiratorias, pero también urinarias y vaginales. Aprende a prevenir estas complicaciones durante este importante periodo con los siguientes ‘tips’.



El primer consejo de la doctora es lavarse constantemente las manos y, en esta época del año, hacerlo más de lo normal, si no lo haces con un jabón usa un gel a base de alcohol, también deben abrigarse para evitar que afecten los cambios de temperatura.

Pero hay que tener especial cuidado con las infecciones vaginales porque en este periodo se presentan más frecuentemente por todos los cambios corporales. Una embarazada se alimenta diferente, tiene que usar ropa distinta a la habitual, tiene muchos cambios hormonales y muchas modificaciones a su rutina. Por eso, la doctora recomienda usar ropa holgada, de algodón, alimentarse lo mejor posible y sobre todo, beber muchos líquidos.

Vías urinarias

La experta explica que hay que tener especial atención con las vías urinarias porque las complicaciones pueden surgir cuando no se distinguen las ganas frecuentes de ir al baño por la posición que tiene el bebé en el vientre (cerca de la vejiga de su mamá), con los síntomas de una enfermedad en esta zona. Es tan importante el cuidado que se debe tener con estas infecciones que si no se atienden y progresan, pueden ocasionar un parto prematuro con todo lo que conlleva.

Por esta razón, lo mejor según Julie Salomón, es la prevención. La experta afirma que, incluso después del embarazo, se pueden prevenir otras enfermedades como el cáncer de mama ya que, aunque no lo creas, amamantar a tu bebé reduce en gran medida las probabilidades de padecerlo pero, si hay antecedentes del cáncer en tu familia, lo mejor es que acudas a chequeos con tu médicos a partir de los 35 años. Aunque sientas que no corres peligro, nunca olvides autoexplorarte, recuerda, prevenir es mejor que lamentar.

Como combatir la influenza en la casa

En esta temporada de invierno la influenza llego antes de lo esperado y como cada año causó la hospitalización de más de 200 mil personas al año. Por este motivo la enfermera Adriana Trullo, miembro de la Asociación Nacional de Enfermeras Hispanas (NAHN, por sus siglas en inglés) y la Red de Enfermeras Hispanas, nos concedió una entrevista con consejos básicos para prevenir que esta enfermedad llegue a tu familia.




¿Qué es la influenza?

La enfermera Trullo nos explicó que la influenza es un tipo de virus que tiene diferentes cepas comoa H1N1, AH1N1, AH3N2 y la influenza B, que ocasionan gripe. La diferencia entre una gripe común y una producida por alguna de las cepas de la influenza es que los síntomas se presentan derepente y no ceden con medicamentos antigripales.

Una persona enferma de influenza puede presentar fiebre, escalofríos, tos, dolor de garganta, mucosa nasal, nariz tapada, dolores musculares, dolor de cabeza, fatiga extrema y en algunos casos se presenta con vómito y diarrea, sobre todo en los niños.

La influenza es un padecimiento que debe tener atencion médica inmediata, ataca principalmente a grupos vulnerables aunque no tengan problemas de salud. Existen grupos de personas que tienen factores de alto riesgo de padecer influenza como las personas diabéticas, con problemas renales, personas mayores de 65 años y niños. Estos grupos vulnerables están mcuho más propensos a sufrir complicaciones en caso de contagio, ya que la influenza sin tratamiento se puede convertir en neumonía, bronquitis o incluso algo más severo. Por eso resulta tan importante la prevención de contagio desde la casa.

La prevención

Para prevenir el contagio de influenza no importa que la temporada haya comenzado y esté por terminar, la vacuna contra la influenza actúa de inmediato y puede solicitarse durante el brote, aseguro Trullo. Todas las personas que se encuentran sanas y los niños mayores de seis meses pueden ser vacunados.

Algunas de las precauciones que se deben tomar es que la vacuna no puede ser aplicada a las personas que con anterioridad hayan desarrollado una alergia al huevo o a la misma vacuna. Es de suma importancia vacunarse, ya que los especialistas señalan que la vacuna tiene un 62 por ciento de efectividad, por eso es que se puede considerar bastante preventiva.

¿Cómo combatir la influenza?

1. Enseñar a los niños a lavarse las manos y realizar esta actividad también como adultos es el primer paso. Lo ideal es lavarse con agua y jabon durante unos 20 segundos. Trullo señala que una buena técnica para que los niños calculen el tiempo que deben frotarse las manos es cantar dos veces la canción de Happy birthday.

2. Desinfectar los objetos de uso común, que son propensos a tener gérmenes, como los juguetes de los niños, mesas, manijas de las puertas, el control remoto y teléfonos, pues el virus puede vivir a la intemperie hasta 72 horas, lo que representa un peligro para toda la familia.

Un arma efectiva que recomienda la enfermera Adriana son las Toallitas Desinfectantes de Clorox, pues matan hasta el 99 por ciento de los virus, incluyendo el de la influenza AH3N2, además de que son muy prácticas para realizar una rutina diaria de limpieza.

Una rutina básica de cinco minutos que incluya manijas de las puertas, apagadores de luz, el botón del timbre y las que sirvan de uso diario, es muy fácil si la realizas con este tipo de paños desinfectantes.

Una rutina de 10 minutos, además de lo ya señalado, incluiría los juguetes de los niños, la televisión y las superficies grandes.

3. Desinfecta el exterior, por ejemplo debes llevar esta rutina básica de limpieza a tu trabajo para evitar tu contagio y que lleves a casa el virus. Para controlar el ambiente de los niños puedes preguntar en sus colegios cuál es la rutina de limpieza que se sigue en el plantel e incluso inculcar en tu hijo que porte pañitos desinfectantes y él mismo haga una limpieza rápida de su entorno.

4. Otra recomendación es que al estornudar no te cubras con la mano directamente, sino con la parte interna de tu codo, asi e virus no quedará tan expuesto y tendrá contacto directo con tus objetos de uso y otras personas.

5. Cuidar el bienestar general también ayuda a prevenir el contagio. Comer bien, hacer ejercicio y dormir las horas suficientes ayudan a mantener tu sistema inmunológico más fuerte y las enfermedades no te atacarán tan fácilmente.

¿Cuándo comenzó la temporada de influenza y hasta cuándo concluye?

Trullo señaló que en esta ocasión la temporada comenzó en octubre (casi dos meses antes de lo esperado) y que se han registrado unas 3,700 hospitalizaciones, de las cuales el 43 por ciento eran personas mayores de 65 años. Entre el 30 de diciembre y el 5 de enero 47 estados reportaron casos de influenza.

Aunque la institución Centros para la Prevención y Control de enfermedades recientemente anunció que lo peor de la temporada de influenza ya pasó, pues los casos han disminuído en las últimas cuatro semanas, la temporada de frío termina oficialmente hasta mediados del mes de marzo y los contagios áun pueden presentarse.

De acuerdo con la agencia de noticias The Associate Press, el portavoz de los CDC (por sus siglas en inglés) señaló que ‘es posible que la temporada haya terminado’, sin embargo también apuntó que es difícil predecir la tendencia de la gripe pues en años anteriores, la enfermedad ha tenido repuntes en los últimos días de la temporada.

¿Cuándo es momento de acudir al médico?

Como la influenza puede ser asintomática o presentar la sintomatología de una gripe común es recomendable estar muy alertas en caso de que los síntomas como el dolor de cabeza y el flujo nasal no disminuyan con los medicamentos para la gripe normal en máximo tres días, pues es momento de acudir a Urgencias médicas, señala la enfermera.

En el caso de los niños si se presenta vómito o diarrea y existe mucha debilidad, es recomendable acudir desde el primer día, así se puede evitar que la deshidratación causada por los malestares de estomago compliquen más el cuadro de influenza, puntualizó la especialista.

Sólo se puede confirmar un caso de influenza acudiendo al médico para que realice la prueba.

Algunas inquietudes sobre la Varicela en los bebes

Podría ser. La mayoría de los bebés obtienen anticuerpos de su madre contra el virus de la varicela durante el embarazo, por lo cual es poco común que un niño se enferme de varicela durante su primer año de vida. Los bebés que se contagian de varicela a esa edad, suelen tener un caso leve. 



La varicela causa una erupción o sarpullido en forma de granitos rojos que producen comezón. Estos granitos muy pronto se convierten en ampollas transparentes y llenas de fluido sobre una base de color rosa, y poco a poco desarrollan una costra seca encima de color café. A menudo surgen nuevas erupciones de ampollas a medida que progresa la enfermedad. 

La erupción aparece primero en el cuero cabelludo, la cara o el tronco. Después puede esparcirse por todo el cuerpo. Los niños suelen tener entre 250 y 500 ampollas, aunque a algunos sólo les salen unas pocas. 

Tu hijo probablemente estará cansado y tendrá un poco de fiebre. Es posible que no tenga hambre y quizás durante un par de días antes de que salga la erupción tendrá un poco de tos y mocos. La varicela suele durar entre cinco y diez días.

¿Cómo se contagió mi hijo de varicela? 
La varicela la causa el virus zoster de la varicela, que pasa de persona a persona muy fácilmente. Una persona infectada con varicela puede pasar el virus a otra si la toca después de tocarse las ampollas o de toser o estornudar en su mano. También puede transmitir el virus a través de las gotitas que expulsa al aire cuando tose y estornuda o incluso cuando respira. El virus también puede transmitirse por contacto directo con el fluido que hay dentro de las ampollas antes de que las cubra la costra. 

Generalmente las ampollas tardan entre 14 y 16 días en salir después de que una persona haya estado expuesta al virus, pero podrían salir en cualquier momento entre diez y 21 días después de la exposición. 

¿Es peligrosa la varicela? 
En niños sanos, la varicela es más una molestia que una enfermedad peligrosa. Sin embargos, en raras ocasiones, incluso niños sanos pueden desarrollar complicaciones graves, como una infección cutánea bacterial, pulmonía, o encefalitis, que es una inflamación cerebral. 

Si tu niño tiene varicela, llama al doctor si parece estar más enfermo de lo habitual en estos casos, si le sube la fiebre después de los primeros días, si la erupción se le pasa a los ojos, o si la piel de alrededor de la erupción se ve inflamada, muy roja o le duele. 

Si tu hijo tiene un sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad crónica como leucemia, o si está tomando una dosis alta de esteroides (para tratar su asma, por ejemplo), la infección puede causar graves complicaciones. Algunas medidas protectoras especiales, como una inyección de globulina inmune a la varicela zoster o la vacuna contra la varicela, sólo resultan útiles si se aplican poco después de que el paciente haya estado expuesto al virus. Si el sistema inmunitario de tu hijo está debilitado por algún motivo, llama al doctor inmediatamente al primer síntoma de varicela o incluso si simplemente tu hijo ha estado expuesto a alguien que tenía varicela. 

Los adultos que se enferman de varicela pueden ponerse muy enfermos y corren el riesgo de desarrollar complicaciones graves, como pulmonía. Si estás embarazada y nunca has tenido varicela, lee nuestro artículo sobre la varicela durante el embarazo y pregúntale a tu doctor qué precauciones deberías tomar si has estado expuesta al virus. 

¿Qué es el herpes zoster o culebrilla? 
El mismo virus que causa la varicela puede causar una erupción dolorosa que se llama herpes zoster o culebrilla. Cuando un niño tiene varicela, el virus se queda en su cuerpo y puede volver a aparecer muchos años después en forma de herpes zoster o culebrilla. Esto le sucede a uno de cada diez adultos que tuvo varicela de niño. 

¿Se puede prevenir la varicela? 
Sí. Ha habido una vacuna disponible desde 1995 y la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los niños reciban una inyección entre los 12 y los 15 meses de edad, y una segunda dosis entre los 4 y los 6 años. 

La vacuna no tiene muchos efectos secundarios en los niños sanos y consigue que el 95 por ciento de ellos no padezcan un caso grave de varicela. La vacuna no está recomendada si tu hijo tiene una reacción alérgica severa a la gelatina, al antibiótico neomicina o, cuando ya es mayor, si ha tenido una reacción severa a la primera dosis de la vacuna. 

¿Cómo puedo tratar la varicela de mi hijo? 
No lleves a tu niño a la guardería hasta que todas las ampollas tengan una costra dura, para evitar que transmita la enfermedad, y para darle tiempo a recuperarse. Desafortunadamente, los niños son más contagiosos durante el día o dos días anteriores a que salga la erupción, por lo general antes de que los padres sepan que su hijo está enfermo. 

Mientras tu niño se está recuperando, lo que más le ayudará es que suavizes su comezón en la medida de lo posible. Dale un baño tibio cada dos o tres horas. Disuelve en el agua del baño un poco de bicarbonato de soda o avena coloidal (que se hace específicamente para baños). También puedes usar copos de avena crudos. Ponlos dentro de una bolsa de tela fina, átala, y échala en la bañera. Después del baño aplícale loción de calamina en las áreas que le pican. 

Trata de evitar que tu hijo se rasque y se quite las costras, porque eso podría hacer su curación más lenta. Las heridas que no se curan bien pueden dejar cicatrices o producir una infección cutánea. Mantén las uñas de tu pequeño muy cortas. 

Usa acetominofén (paracetamol) o ibuprofeno para bajarle la fiebre. Nunca le des aspirina a tu hijo pequeño, porque podría desarrollar el síndrome de Reye, que es una condición poco común pero muy grave. 

Si tu hijo parece estar muy incómodo, pregúntale a su doctor si puedes darle un medicamento antihistamínico para suavizar la comezón. 

Los doctores pueden prescribir un medicamento antiviral llamado aciclovir para tratar la varicela, pero por lo general no está recomendado para niños sanos. Para niños que tienen un sistema inmunitario comprometido, sin embargo, el aciclovir puede ser crucial.

Como cuidar al bebe de la diabetes

Entre el 2 y el 5 por ciento de todas las mujeres embarazadas desarrollarán diabetes gestacional, un tipo de diabetes que ocurre sólo durante el embarazo, y que las hace mayormente propensas a desarrollar diabetes tipo II luego del parto y puede afectar al bebé si no se toman las medidas adecuadas.

Con todos los tipos de diabetes el organismo es incapaz de utilizar adecuadamente la glucosa, un azúcar simple que el cuerpo convierte en energía. Las diferentes células del cuerpo utilizan la glucosa con la ayuda de la insulina, producida por el páncreas.



En la diabetes gestacional, las hormonas del embarazo bloquean la capacidad de la insulina para hacer su trabajo. Cuando esto sucede, la glucosase acumula en la sangre de la embarazada y si esta situación no se controla la diabetes gestacional puede perjudicar tanto a la madre como al feto. De ahí la importancia de realizarse los chequeos y pruebas necesarias durante el embarazo.

Normalmente la diabetes gestacional es transitoria y desaparece después del parto, pero algunos estudios indican que puede tener efectos prolongados tanto para la madre como para el bebé. Afortunadamente hay medidas de prevención eficaces que puedes tomar.

Cuidado con las picaduras

Las picaduras de insectos en niños y bebés son un problema muy comun cuando llegan los meses de calor: la vida al aire libre, la mayor presencia de bichos en casa, y la manía de los niños por “molestar” a cada insecto que ven convierte casi en misión imposible pasar el verano libre de picaduras.

Normalmente esas picaduras causan simplemente ronchitas molestas en la piel que no tienen mayor importancia. El problema llega cuando el pequeño es alérgico a algún insecto, ya que la picadura puede desembocar en un shock anafiláctico. Si tras una picadura observas que tu niño sufre mareos, vómitos, problemas para respirar, taquicardia, urticaria o hinchazón muy exagerada, llévalo de inmediato a urgencias.

Por lo demás, aquí te dejo unos consejillos para prevenir o tratar las picaduras.
Para prevenir las picaduras puedes hacer lo siguiente:

  • Utiliza mosquiteras en casa.
  • Mantener la casa limpia, prestando especial atención a los rincones.
  • Sacudir las sábanas y la ropa antes de ponerla, por si se encuentra algún bicho dentro.
  • Ponle ropa de colores discretos (los bichos se ven más atraídos por los estampados brillantes).
  • Si va a pasar el día en el campo, no le bañes con jabones de olor intenso.
  • Aplica lociones repelentes en la cara y manos (esto no conviene hacerlo en caso de niños muy pequeños que se llevan las manos a la boca). Además, conviene comprar repelentes naturales, menos tóxicos. Para proteger al bebé, hay repelentes sonoros que son también muy eficaces.

En cuanto al tratamiento, la mayoría de los insectos (mosquitos, arañas, hormigas, pulgas…) dejan ronchas en la piel, que provocan un picor más o menos intenso. Lo que hay que hacer es lavar bien la zona de la picadura y aplicar una pomada calmante o frío en la zona. El amoníaco también suele resultar muy útil. En el caso de le pique una abeja, antes de hacer esto asegúrate de haber retirado el aguijón de la piel, lo que puedes hacer con ayuda de unas pinzas.

Que es la disfonía infantil

La disfonía infantil es un trastorno que puede ser prevenido. Tanto una detección precoz como la promoción de hábitos y comportamientos saludables en el niño pueden disminuir el grado de discapacidad vocal.

La familia y los educadores (generalmente el profesor especialista en música) acostumbran a ser quienes detectan los problemas de voz en el niño. Pero no todos los maestros se plantean una observación sistemática de la voz de sus alumnos, y muchos padres se acomodan a la voz de su hijo y no la ven alterada.

Por ello, es necesario una detección precoz que ayude a identificar casos de disfonía en niños .

Los médicos pediatras también podrían ser agentes preventivos si, en sus controles periódicos de salud del niño, a la hora de explorar la voz de los niños activasen un proceso de derivación y diagnóstico hacia el otorrinolaringólogo o foniatra en caso de alerta.

En los primeros años de vida, el pediatra debe observar el tipo de lloro y las características de la voz, tomando como señales de alerta:

  • 12 meses: lloro roto
  • 24 meses: lloro roto y voz rasposa
  • 36 meses: voz ronca, grave, áspera
  • 48 meses: voz ronca, grave, áspera. Vuelve afónico de las excursiones y tarda varios días en recuperar la voz
  • A partir de los 5 años: voz ronca, grave, áspera. Vuelve afónico de las excursiones y tarda varios días en recuperar la voz. El maestro especialista en música informa de que no llega a las notas agudas. Se observa tensión extralaríngea. (En este caso, el procedimiento a seguir sería la derivación al foniatra o al otorrinolaringólogo)

Si a la edad de cinco o seis años las características vocales del timbre no son normales o la familia observa alguna complicación, se deberá solicitar una consulta con el médico especialista.

Tanto la familia como la escuela han de ser los agentes principales para la instauración de hábitos saludables. En la cotidianiddad de la vida familiar y sin alterar significativamente los programas de la escuala, es posible educar a los hijos en una cultura de voz sana.

Cuidado con la diabetes en las embarazadas

Un tipo de diabetes que se manifiesta durante el embarazo podría desaparecer al dar a luz, pero sigue siendo una amenaza considerable para la salud futura de la madre, que demasiadas veces es pasada por alto. 


Aproximadamente la mitad de las mujeres que tienen diabetes gestacional llegan a desarrollar diabetes de tipo 2 después del nacimiento de su vástago. 


Pueden haber pasado meses o hasta años. Sin embargo, nuevas investigaciones indican que menos de una de cada cinco de esas mujeres vuelve a tomarse un examen exploratorio de la diabetes dentro de los seis meses después de dar a luz. 


Ese es el primero de los exámenes que deben tomarse periódicamente para prevenir el retorno de la diabetes. La investigación, del laboratorio Quest Diagnostics, dice que, de saberlo, muchas de esas madres podrían tomar medidas para reducir la posibilidad de la reaparición de la diabetes que puede llegar acompañada de complicaciones como enfermedades cardíacas y lesiones renales. 


“Es casi como si uno abriera una especie de ventana al futuro”, comparó la doctora Ann Albright, especialista en diabetes en los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés). “Esta es una población que realmente debería ser enfocada para su intervención”, agregó. Y más futuras madres podrían engrosar sus filas. 


La Asociación Estadounidense de Diabetes recomienda un cambio en el modo de examinar a las embarazadas para identificar más casos leves que en la actualidad, sobre la base de algunos estudios recientes que hallaron que tratar aun a esas madres facilita el alumbramiento. 


Si los obstetras se adhieren, tiene el potencial de duplicar los diagnósticos, aunque la mayoría de los casos leves sólo necesita mejor nutrición y ejercicios y no medicamentos para la diabetes, advierte la asociación. 


Nuevos cálculos de los CDC indican que casi 26 millones de estadounidenses padecen alguna forma de diabetes, en su gran mayoría el tipo 2 que se asocia al exceso de peso. Decenas de millones más tienen suficiente azúcar en la sangre para ser considerados prediabéticos. 


Las mujeres pueden tener diabetes del tipo 2 o el tipo 1, dependiente de la insulina, en el momento en que quedan embarazadas. A estas mujeres se les insta a controlar estrictamente su diabetes para evitar una serie de riesgos para ellas y sus bebés. 


Sin embargo, según los CDC, del 2% al 10% de las embarazadas desarrolla diabetes por primera vez durante el embarazo, del tipo gestacional. De no atenderse, el alto nivel de azúcar en la sangre puede hacer que el feto crezca demasiado, exigiendo cesáreas o partos prematuros. 


También puede desencadenar una dolencia potencialmente mortífera llamada preclampsia, que asimismo aumenta el riesgo de que el bebé llegue a ser obeso de adulto.

Los gatos y el embarazo

El causante de esta patología se llama “toxoplasma gondii”, un parásito que puede infectar el organismo de una persona a través de la alimentación, mediante el contacto con un gato infectado o por vía materno fetal. 


“La infección por toxoplasma en el adulto inmunocompetente suele ser asintomática”, afirma Manuel Albi, jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, ubicado en el cinturón de la capital de España. 

Aunque la enfermedad también puede presentar síntomas tales como “afectación gangliolar, fiebre, malestar general, mialgias, hepatoesplenomegalia y erupción maculopapulosa”, señala el doctor Albi.

“Por lo general los síntomas remiten en pocos meses y rara vez persisten más de un año”, indica el ginecólogo. “La enfermedad grave con encefalitis, neumonitis o miocarditis es muy rara”, añade. 

Sin embargo, la gravedad se incrementa para aquellas personas con las defensas especialmente bajas. “En pacientes inmunodeprimidos puede producir una encefalitis potencialmente mortal”, apunta el médico. 

TRANSMISIÓN MATERNO-FETAL

Las mujeres embarazadas que contraigan la enfermedad corren el riesgo de que el parásito también infecte al feto. “La transmisión materno-fetal se produciría entre un 30% y un 40% de los casos de pacientes que adquieren la enfermedad estando embarazadas”, señala el doctor Albi. 

El médico explica que la tasa de transmisión está “directamente relacionada con la edad gestacional”. De tal modo que en el primer trimestre del embarazo dicha tasa es de apenas el 5%, mientras que en el tercer trimestre alcanza el 80%, manifiesta. 

Sin embargo, las lesiones fetales más grave se producen si el contagio tiene lugar durante los tres primeros meses de gestación. “En el feto, la enfermedad cursa con hidrocefalia, calcificaciones cerebrales y coriorretinitis. 

La mayoría de las veces estas lesiones tan graves aparecen cuando la infección se produce en el primer trimestre y, en muchos casos, acaban en aborto”, indica el especialista. Para evitar la toxoplasmosis es necesario saber cómo se propaga el parásito y para ello se debe prestar especial atención a los gatos. 

“El gato se infecta al ingerir carne cruda que contiene el parásito, lo libera en su intestino donde evoluciona y se multiplica, y más tarde lo dispersa en sus heces”, indica Rafael Calero, veterinario e investigador de la Universidad de Extremadura, en el oeste de España. No obstante, “el gato sólo es peligroso una vez en la vida”, señala el veterinario. 

Pues cuando el animal se infecta y libera el parásito, se inmuniza contra la enfermedad y no lo vuelve a liberar. Un examen veterinario es suficiente para saber si el felino ha estado o no en contacto con el parásito. “Mediante una extracción de sangre se puede ver si el gato tiene anticuerpos contra el parásito”, afirma Calero. Otra opción es realizar un “examen coprológico”, es decir, “un análisis de las heces del gato”, indica. 

Los felinos son los únicos animales que transmiten la enfermedad a través de sus heces, precisa Calero. De esta manera, contaminan con el parásito la tierra o el agua. Si esta agua sin depurar se emplea en un campo de cultivo, el parásito puede pasar al ser humano a través de las verduras regadas con ella que no se hayan lavado suficientemente. 

Pero la manera más habitual de contagio en las personas es el consumo de carne procedente de un animal infectado por el toxoplasma. “Las carnes de porcino y ovino son en las que más frecuentemente se encuentra el parásito”, advierte el veterinario. 

CONSEJOS DE PREVENCIÓN

Para prevenir la toxoplasmosis, el doctor Manuel Albi aconseja a aquellas gestantes que no sean inmunes al parásito “comer la carne muy hecha. Se debe alcanzar una temperatura de más de 65 grados en todo su espesor. 

También es efectivo tenerla congelada por debajo de 20 grados centígrados”. Asimismo, deben “evitar el contacto con gatos, sobre todo con sus deposiciones”. En caso de tener gatos, estos no deben ser callejeros. 

Hay que darles alimentos preparados comercialmente o, en su defecto, alimentos bien cocinados, pero en ningún caso carne cruda. Es necesario, además, prestarles atención veterinaria, explica. El doctor recomienda utilizar guantes cuando se manipule tierra o plantas, y usarlos también para preparar alimentos crudos. 

Después de realizar cualquiera de estas actividades hay que lavarse las manos. Además, el médico aconseja a las embarazadas no consumir vegetales crudos sin lavarlos a fondo previamente, así como evitar los huevos sin cocinar y la leche no pasteurizada.

Cuidados de la papera en los niños

Los niños suelen padecer de muchas enfermedades, por eso debemos estar alertas a los síntomas que presentan para poder actuar correctamente. Las paperas son una de las enfermedades de la infancia a la que tenemos que prestar máximo cuidado y que ataca directamente a las glándulas salivales.
Las paperas (o parotiditis) es una enfermedad causada por un virus que se transmite por la saliva, y que puede infectar mayormente a niños entre los 2 y 14  años que no estén vacunados. Si se contagia por la saliva, entonces se debe tener cuidado con los cubiertos y con otros niños que estén incubando el virus.
  • Síntomas.
Los síntomas de las paperas son diversos, por eso es necesario observar muy bien al niño yllevarlo al médico si vemos que:
  1. tiene hinchada la parte baja de los cachetes,
  2. le duele mucho el estómago y la cabeza,
  3. presenta los ojos rojos,
  4. le molesta tragar los alimentos,
  5. vomita mucho,
  6. siente dolor e hinchazón en los testículos (si es hombrecito).
El médico diagnosticará que el niño tiene paperas solo con un examen físico, no se necesita hacer análisis de sangre para detectar la enfermedad.
  • La cura.
Para curar las paperas el doctor recetará algunas pastillas contra el dolor de cabeza y la fiebre, como paracetamol, pero nunca aspirina (ácido acetil salicílico). Si tu hijo tiene paperas, puedes colocarle bolsas con hielo en la zona inflamada para bajar la hinchazón.
Solo dale comida blanda, sopas, compotas y purés, porque puede dolerle tragar comida muy sólida. Tampoco le des cítricos, porque estos harán que sus glándulas produzcan más saliva; recuerda que sus glándulas están inflamadas y producir más saliva será doloroso.
  • ¿Cómo evitar las paperas?
La vacuna triple (paperas, sarampión y rubeola) es muy efectiva para prevenir las paperas. Estavacuna se le coloca al niño entre el año y año y medio de edad. Si el niño no vacunado ya sufrió de paperas, entonces quedará inmune de por vida a esta enfermedad.
En básico que sepas que las paperas también pueden también causar sordera o parálisis facial permanente, así como meningitis. Estos casos son bastante aislados, pero se pueden evitar llevando al niño al centro de salud más cercano en cuanto presente los síntomas.

Detectar el Síndrome de Down desde el embarazo

Hoy os hablaremos de las pruebas que pueden realizarse durante e lembarazo para detectar el Síndrome de Down. Os contaremos en qué consisten los distintos exámenes médicos que existen, qué riesgos conllevan y qué tipo de resultados brindan.
image
El síndrome de Down es un trastorno cromosómico, que se produce por una copia adicional del cromosoma 21 (por ese motivo recibe también el nombre de Trisonomia 21). Los bebés que nacen con esta afección presentan diferentes grados de retraso mental, una fisonomía característica y pueden desarrollar también defectos cardíacos u otros problemas físicos.
image
Según los estudios médicos, cualquier pareja puede llegar a engendrar un niño con síndrome de down, pero las probabilidades de que esto ocurra se modifican sensiblemente según la edad de la madre:
  • Madre de 25 años, la probabilidad de tener un bebé con síndrome de Down es de 1/1,250.
  • Madre de 30 años, la probabilidad es 1/1,000.
  • Madre de 35 años, la probabilidad es 1/400.
  • Madre de 40 años, la probabilidad es 1/100.
  • Madre de 45 años, la probabilidad es 1/30.
También incide la edad del padre como un factor que aumenta las probabilidades de que el bebé posea síndrome de down. Pero más allá de la edad, es normal que durante el embarazo sea una preocupación de lospadres el saber si su hijo puede o no tener este problema de salud. En este sentido, su médico os comentará de las distintas pruebas que existen para detectar esta afección y cuáles son los riesgos de cada una de ellas.
La primera opción suele ser la de un análisis de sangre, comúnmente llamado de diferentes maneras: exámenes de detección tempranaprueba de detección del suero materno, Alfafetoproteína (AFP), prueba de análisis triple o cuádruple. Se aconseja realizarlo entre las semanas 11 y 13 después del último período menstrual. Este examen no tiene ningún tipo de riesgos para la mamá ni el bebé y se realiza en forma conjunta con un ultrasonido o ecografía que hace una medición del pliegue nucal.
image
Los exámenes de detección temprana sólo nos informan las probabilidades de que el bebé halla desarrollado ciertos defectos congénitos graves como: síndrome de Down, defectos del tubo neural, deficiencia cardíaca u otros defectos cromosómicos. Debe quedarnos claro que estos estudios solo dan probabilidad de tener estas enfermedades, pero no las diagnostican ni las confirman.
Según las estadísticas, este análisis de detección temprana puede detectar aproximadamente del 82 al 87 por ciento de los embarazosafectados por síndrome de Down. Aproximadamente el 5% de las mujeres que se hacen el estudio obtienen resultados anormales (es decir que indican la posibilidad de que el bebé tenga un defecto congénito).
A estas embarazadas se les recomienda realizar un estudio de diagnósticocertero como la amniocentesis o la muestra de vellosidad coriónica. Si éste es tu caso, ten presente que sólo del 4% al 5% de ellas tiene un bebé con síndrome de down.

Cuidado con la dermatitis atópica

La dermatitis atópica, también conocida como eccema, es una enfermedad frecuente de la piel que afecta entre el 5 y el 20 por ciento de los niños en edad escolar. Prevenirla, así como controlar los síntomas y evitar los brotes, son la preocupación de muchos padres, ya que causa muchas molestias a los niños.

Con la ayuda de este manual realizado por cinco expertos internacionales en el tema y laAsociación de Familiares y Pacientes de Dermatitis Atópica (ADEA), los eccemas así como sus efectos en los niños pueden ser controlados, e incluso prevenidos.

1- Evitar que el niño se rasque

La dermatitis produce un picor intenso y por ello el NO rascarse parece una tarea imposible. Hay que evitar el rascado. Puede hacer con que el niño se sienta aliviado por un momento, pero si persiste en ello puede conducir a la aparición de infecciones y de enfermedades secundarias que incluso pueden agravar la propia enfermedad. Para evitar que el niño se haga daño con el rascado lo primero que tienen que hacer los padres es mantener sus uñas, tanto de las manos como las de los pies, cortadas. Si el niño resiste en que le cortéis las uñas, intenten hacer un acuerdo con él. También se puede poner unos guantes suaves y ligeros en las manos de los niños. Colocar un objeto o compresas frías en la zona irritada también puede minimizar la urgencia de rascarse.


Niño hidrata su piel

2- Mantener una hidratación constante

Una rutina de hidratación a lo largo de todo el año es muy importante. El uso frecuente de cremas hidratantes puede ayudar a prevenir la sequedad de la piel. Es importante elegir hidratantes sin fragancias y asegurar a que los niños utilicen geles o pomadas hidratantes en las zonas de las articulaciones, cuando noten que su piel necesita.


3- Quitar la etiqueta de las ropas

Cuando rozan con la piel de los niños las etiquetas pueden provocar la aparición de un brote de dermatitis. Tanto la lana como tejidos sintéticos pueden irritar y causar picor en la piel de los niños, por eso es muy importante que se evite las etiquetas, así como ropas ajustadas, ásperas o que arañen. Para aliviar la irritación y el picor provocados por las prendas de vestir, lo mejor es usar detergentes líquidos o en polvo, y que sean hipoalergénicos. En cuánto a la ropa de los niños, mejor que sean 100 por ciento de algodón.


4- Informar al profesor del niño

Los picores y la irritación por la dermatitis pueden ocurrir a cualquier hora, por lo tanto, el niño debe ser consciente de su propia dolencia para que pueda controlar el manejo de la situación. Por esta razón, es necesario contárselo al profesor del pequeño, para que pueda ayudarlo y comprenderlo, y que el niño se sienta apoyado también en su colegio.


5- Observar dónde y cuándo ocurren los brotes

Si se conoce las circunstancias que pueden provocar los brotes de dermatitis en el niño, se puede minimizar sus molestias. Es necesario observar para identificar los desencadenantes de la dermatitis. Si es por la sudoración excesiva, por el material de las ropas, si es por la utilización directa en la piel de algún producto específico o si por contacto con alguna mascota, con algún tipo de comida, etc. Sería ideal que se hiciera un diario a respeto para enseñarlo después al pediatra del niño, y así confeccionar estrategias de prevención y/o tratamientos.


6- Hablar y concienciar al niño

Dependiendo de la edad que tengan los niños, se les puede educar conforme lo que consigan asimilar. Es necesario que de alguna forma, ellos tengan control en el manejo de su dermatitis. Se debe enseñarles a secar e hidratar bien la piel después del baño, que eviten rascarse con las uñas, los baños muy calientes, y que tengan conciencia de lo que tienen.


7- Considerar las estaciones del año

Los cambios bruscos de temperatura también pueden producir daño en la piel de los niños. Es importante que el niño estén adecuadamente vestido tanto en verano como en invierno.

Tanto la calefacción del invierno como el aire acondicionado del verano pueden secar la piel de los niños y favorecer a la aparición de eccemas o dermatitis. Es importante que tanto la habitación como las sábanas de la cama del niño estén bien ventiladas y aireadas.


8- Tener cuidado con la comida

Alimentos como los huevos, la leche, cítricos, chocolate, cacahuetes y algunos colorantes de alimentos pueden desencadenar la aparición de brotes de eccemas. Se debe observar si algún alimento esté causando picores e irritaciones al niño. Lo mejor es mantener una dieta saludable y equilibrada. 


9- Bañar a los niños a diario

Se recomienda bañar a los niños a diario con productos hidratantes especiales, sin alcohol y sin jabón. Se debe asegurar que el agua del baño esté tibia ya que el agua muy caliente puede irritar la piel del niño. Y que sea un baño rápido para evitar que se reseque su piel. Para secar la piel del niño se debe utilizar la toalla con cuidar y evitar frotar su piel con ella. Después del baño, no olvidar de hidratar bien la piel del pequeño.


10- Buscar y aplicar un tratamiento adecuado

Aunque la dermatitis, por el momento, no tenga cura, es muy importante aplicar un tratamiento adecuado. Si el niño presenta un brote agudo, por lo general, el médico utiliza corticoides. Una vez controlado, se emplea inhibidores de la calcineurina. Una vez que el brote haya desaparecido, se va disminuyendo paulatinamente la medicación, aumentando las medidas de prevención con una hidratación intensiva y observación. Es aconsejable que se siga el tratamiento indicado solamente por los médicos ya que cada niño es diferente.

Cuidado con la neumonía vírica

Ha sido presentado un trabajo que ha relacionado la neumonía vírica en pacientes afectados por gripe A en las diferentes poblaciones, señalando que tiene una prevalencia hasta cinco veces mayor en las embarazadas.

En este estudio se hizo seguimiento de 234 casos de mujeres con neumonía viral relacionada con la gripe A y en edad reproductiva ingresadas en UCI. De ellas un 20% estaban embarazadas.
La mortalidad fue del 14% y la prevalencia general de la neumonía era hasta cinco veces mayor en el caso de estar embarazadas, aunque había otros factores de riesgo, como la obesidad o la demora en el diagnóstico, siendo un tactor protector de la gravedad el usar antivirales. ión de la enfermedad.
Los autores del estudio, que ha reunido a médicos de los hospitales Vall d’Hebrón (Barcelona), Juan XXIII (Tarragona), Hospital Clínico (Valladolid) y de la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias, han recomendado la vacunación en el caso de mujeres gestantes ya que es un factor de riesgo y la posibilidad de desarrollar una neumonía vírica por gripe A es hasta cinco veces mayor en caso de embarazo.

Conoce mas de la vacuna del neumococo

Recientemente ha aparecido en la Revista Pediatría de Atención Primaria, una publicación oficial de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, un interesante artículo que se planteba precisamente la cuestión de hasta que punto es efectiva la vacuna del neumococo, especialmente en su versión heptavalente, que es la que se ha usado hasta hace poco.
La respuesta del estudio es que se deben plantear dudas sobre si esta vacuna es la mejor manera de luchar contra el neumococo ya que hay muchos serotipos para los que no protege y su introducción concuerda con un aumento de casos por diversas razones que analizan pormenorizadamente.
Para realizar su estudio, los especialistas han acudido a la búsqueda bibliográfica en MEDLINE y han realizado una revisión de los artículos publicados sobre la evolución de la enfermedad neumocócica tras la introducción de la vacuna antineumocócica conjugada heptavalente. Así mismo, revisaron los Boletines Epidemiológicos del Instituto de Salud Carlos III y analizaron los datos relativos a la enfermedad neumocócica invasiva, así como los referidos a la incidencia de meningitis neumocócica y de los derrames pleurales paraneumónicos.
Esta vacuna, que ha sido usada en su formulación heptavalente con resultado escaso y actualmente también está disponible en una versión 10 valente, estando prevista la comercialización de la 13-valente para este año, pretende reducir el riesgo de contagio en las enfermedades derivadas de las infecciones por neumococos: bacteremias, meningitis y derrames pleurales neumocócicos.

Sin embargo, los datos no son positivos hasta ahora, no habiendose reducido los contagios y su efectividad, por la variedad de serotipos o por la escasa tasa de vacunación, no ha sido suficiente en opinión de estos autores según recogen datos oficiales.
La conclusión de los autores es que los pediatras deben ofrecer información completa a los padres sobre la efectividad real de la protección de las vacunas contra el neumococo, especialmente en la versión heptavalente, recomendando un análisis más profundo de la recomendación de las versiones que incluyen más serotipos.

Síntomas de diabetes en niños pequeños

La diabetes mellitus tipo 1, la insulino dependiente, es una de la enfermedades crónicas más frecuente en la infancia. Pero llegar a dar con el diagnóstico no es tan sencillo, la edad media a la que son diagnosticados los niños son los ocho años. Por eso, es muy importante reconocer a tiempo los síntomas para detectar la diabetes en niños pequeños.

Uno de las mayores preocupaciones es que en los niños pequeños es más que factible que los síntomas pasen desapercibidos porque son bastante inespecíficos, pero no identificarlos podría tener complicaciones para su salud.

Según un estudio realizado por la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP), la mitad de los niños menores de 5 años y casi el 70 por ciento de los niños menores de dos años diagnosticados con diabetes ya tenían cetoacidosis.

La cetoasidosis es una complicación grave derivada de la falta prolongada de insulina en el organismo y que en el peor de los casos puede llevar al coma diabético.

Los casos de diabetes tipo 1 en los niños ha aumentado en los últimos años y el futuro no es nada esperanzador. En la actualidad la padecen el 5 por ciento de los menores de 5 años y se cree que de aquí a diez años se duplicarán los casos.

Ante este panorama es muy importante detecar a tiempo la diabetes en niños pequeños.

  • Orina frecuente, incluso que el niño empiece a mojar la cama de forma frecuente cuando ya no lo hacía
  • Sed constante: al perder líquido a través de la orina siente sed constantemente
  • Hambre excesiva
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Cansancio
  • Irritabilidad
  • Visión borrosa
  • Naúseas o vómitos
  • Dolor abdominal
  • Mal aliento

Por exagerado que pueda parecer, si el niño presenta alguno de estos síntomas, es mejor prevenir que curar. Debéis comentárselo al pediatra quien valorará si es necesario realizar una prueba para confirmar o no la enfermedad.

La diabetes y el embarazo

En una investigación que se dio a conocer recientemente, se determinó que aquellas mujeres que padecieron de diabetes durante algún embarazo pueden volver a desarrollar dicha enfermedad posteriormente en los siguientes embarazos.
diabetes gestacional
Para poder llegar a esta conclusión, se estudió a un gran grupo de mujeres enfermas de diabetes, las cuales se mostraron alrededor de 13 veces más vulnerables a desarrollar nuevamente dicha enfermedad en el embarazo siguiente que aquellas que nunca habían padecido dicha enfermedad durante la gestación. Por otro lado, es importante indicar que en el tercer embarazo, una mujer con dos embarazos previos en los que desarrolló esta patología es 26 veces más propensa de padecerla nuevamente que quien nunca tuvo diabetes gestacional.
Este análisis se llevó a cabo por un grupo de científicos e investigadores del Grupo Médico de California del Sur de Kaiser Permanente, situado en la ciudad estadounidense de Pasadena. Por otro lado, los resultados de este importante estudio se publicaron en la revista “American Journal of Obstetrics and Gynecology”.
El análisis se realizó en 65 mil mujeres en sus primeros dos embarazos y en 13 mujeres en sus primeros tres embarazos, entre los años 1991 y 2008.
Es sumamente importante tener en cuenta que el estudio se realizó sin tener en cuenta diversos factores de la vida cotidiana de estas mujeres, como el peso, el estilo de vida y sus hábitos de alimentación, por lo que los resultados no son del todo precisos.
Por último, es fundamental destacar que a causa de que el sobrepreso y laobesidad se constituyen como dos circunstancias que favorecen el desarrollo de esta enfermedad, se recomienda que aquellas mujeres que puedan padecer diabetes puedan llevar a cabo ejercicios físicos a diario e incorporar una dieta nutritiva y saludable.

La otitis en los bebes

Algunos niños padecen cuadros frecuentes de otitis en la edad preescolar, padecimiento que según una investigación sobre las infecciones del oído medio en los pequeños sería un posible obstáculo en el desarrollo del lenguaje.
Aproximadamente el 90 por ciento de los niños menores de tres años ha sufrido alguna vez un episodio de otitis media aguda, situación que se da en mayor medida en los hijos de padres fumadores y que podría evitarse eliminando el tabaco del entorno familiar.
De los 0 a los 3 años es una etapa clave en la adquisición del lenguaje. Se cree que los niños aprenden entre 2 y 4 palabras nuevas cada día, un desarrollo vertiginoso en el desarrollo del lenguaje que puede verse truncado por infecciones de oído sin diagnoticar o que no reciben el tratamiento adecuado.
La otitis suele ser una infección muy frecuente en niños pequeños y ocurre cuando una infección bacteriana o viral se propaga hasta el oído medio acumulando pus o líquido detrás del tímpano, produciendo, en ocasiones, un dolor bastante intenso.
Por razones obvias, los niños que la padecen de forma reiterada tardan más en incorporar nuevas palabras en su vocabulario y en desarrollar un repertorio fonético completo. Se ve afectada tanto la adquisición de vocabulario como a la conciencia fonológica, dos de los pilares fundamentales de la lectura.
Un estudio longitudinal señaló que los niños con frecuentes infecciones de oído sin tratar tenían bastantes más probabilidades de tener problemas con la lectura a posteriori.
Aunque es posible que en un futuro podamos contar con una vacuna contra la otitis, de momento lo más conveniente es tomar precauciones para evitar la infección de oído y en caso de sufrirla, asegurarse de que recibe el tratamiento adecuado.

Descubrimientos sobre las fiebres en los bebes

Para bajar la fiebre en niños y bebé es común aplicarles paños húmedos o darles un baño. Es mejor que el agua esté tibia que fría según un estudio.

convulsion-febril
Este estudio realizado por el grupo Pediátrico Madrileño de Formación Continuada (GRUPEMA), desaconseja usar el agua fría en baño o en aplicada con paños húmedos para bajar la fiebre. Mejor que el agua esté tibia.  
Según estos expertos presentes en la III Reunión sobre avances en Pediatría celebrada en Madrid.

La fiebre es un síntoma de que algo no está bien, y no se debe tratar de bajarla como sea, a menos que esté por encima de los 39 grados. La fiebre es un mecanismo de defensa natural del organismo.

Para bajar hasta un grado la temperatura del niño es más eficaz aplicar agua templada en compresas o en un baño. Según los especialistas del Grupo Pediátrico Madrileño (GRUPEMA). Según estos profesionales se recomienda el uso de medicamentos biorreguladores para combatir las infecciones de origen vírico y reducir la fiebre y la inflamación. Ya que no enmascaran otros síntomas ni producen efectos secundarios tal como los antiinflamatorios tradicionales

fiebre bebe
Según la Doctora María José Ibarrondo, los medicamentos biorreguladores contienen principios de origen vegetal y mineral en micro dosis equivalentes a los de los mediadores de la inflamación.Estos medicamentos biorreguladores están usándose cada vez más por los pediatras. En enfermedades como la alergia los biorreguladores estabilizan el sistema inmunitario.
Si tu niño tiene fiebre mejor que uses agua tibia que fría ya que al niño le dará menor impresión y además lograrás bajar su temperatura.

Los factores de Riesgo del autismo

La edad avanzada de los padres o haber sufrido falta de oxígeno durante el parto son algunos de los factores que se asocian con un mayor riesgo de sufrir autismo según un estudio reciente. Otro dato que podría indicar la presencia de este síndrome es que el niño no responda a su nombre con un año de edad.


Hay un incremento de la tasa de afectados por autismo o por otros trastornos que se incluyen dentro del espectro autista, como el síndrome de Asperger, el desorden de Rett, o el autismo atípico, entre otros. Así, de unas cifras que giraban en torno a cinco afectados por cada 10.000 niños se ha pasado a una prevalencia de 3,4 y 6,7  por cada 1.000 niños.

Aunque siempre se ha pensado en un origen genético, diversos estudios realizados con gemelos han demostrado que menos del 70% de estos hermanos son concordantes para el autismo, por lo que hay un elevado porcentaje de casos en los que habría que buscar la causa más allá de la genética.
Los estudios realizados hasta la fecha sobre la existencia de factores ambientales, perinatales o prenatales, han mostrado resultados contradictorios. La mayoría de ellos tenía un pequeño número de participantes o su diseño era defectuoso. Por este motivo, investigadores de diferentes universidades estadounidenses han llevado a cabo una detallada revisión de todos estos trabajos para poder extraer algunas conclusiones.
Hasta la fecha no hay genes conocidos para el autismo y por tanto debería analizarse detalladamente la historia familiar. Eso podría ayudarnos a examinar la interacción entre la susceptibilidad genética y los factores de riesgo perinatales y prenatales potencialmente prevenibles para el autismo y los síndromes del espectro autista

El autismo en los bebes

Detectar autismo en los balbuceos del bebé, un nuevo sistema. Información.

La detección temprana del autismo es un tema importante, en Estados Unidos están investigando sobre cómo detectar el autismo en bebés. Un nuevo estudio publicado en la revista Proceedings of the Nationa Academy of Sciences aporta datos interesantes.  
estimular lenguaje bebé
El método se ha probado en 282 niños en Estados Unidos, estos niñosllevaban ropas especiales con un dispositivo que grababa sus vocalizaciones durante todo el día. En este estudio usaron un programa de software que analizaba de forma automática 12 parámetros relacionados con la evolución del lenguaje, tal como la capacidad de pronunciar sílabas.
El nuevo sistema se llama LENA (acrónimo en inglés de análisis del lenguaje ambiental). El sistema distinguió a niños con autismo con un 86% de precisión. El equipo de investigadores capitaneados por el Doctor Kimbrough Oller de la Universidad de Memphis comenta que este análisis de los balbuceos de los bebés, podría ayudar a diagnosticar el autismo.
detectar autismo

El sistema, denominado LENA (acrónimo en inglés Análisis de Lenguaje Ambiental), distinguió a los niños con autismo con un 86% de precisión, por lo que los investigadores, encabezados por el doctor Kimbrough Oller, de la Universidad de Memphis, señalan que el análisis de los balbuceos de los bebés podría incorporarse a los síntomas que se usan para diagnosticar esta enfermedad.

El autismo se diagnostica en la actualidad a partir de los 18  meses de edad. Es frecuente que el trastorno no se identifique hasta mucho después. En los Estados Unidos la media del diagnostico son los 5,7 años de edad. Este nuevo descubrimiento podría aportar a los niños tratamientos más tempranos y efectivos.